personal

¿Me das un consejo? Infertilidad

De los tres temas a tratar (esterilidad, infertilidad y prematuridad) , yo creo que éste es de los más complejos. Hay tantos casos, tantas situaciones, tantos sentimientos entremezclados, que voy a meter la pata seguro. Esta es mi visión, tan personal que si quieres un consejo, el primero es que no me tomes muy en serio.

(Me repito como el ajo), pero siempre diré lo mismo, busca un buen psicólogo/psicóloga. Es fundamental y la única manera de salir reforzada. No puedo poner más énfasis en esto. Al perder un embarazo parte de nuestro ser se rompe y necesitamos que un profesional ponga la escayola emocional para que cicatrice correctamente.

La soledad y la invisibilidad

El desconocimiento de cómo la pérdida de un embarazo deseado impacta a la mujer es tan grande, que meter la pata es lo más habitual. Esto va para el entorno sobre todo. Varios meses después de perder a mi primera hija escribí “Frases que no se deberían decir a una mujer recién abortada“, y ahora añadiría que bajo ninguna circunstancia se deberían decir. Cuando pasa el tiempo las palabras no duelen igual, pero siguen siendo impertinentes.

Con e dolor un poco más elaborado, escribí “Qué cosas sí decir a una mujer recién abortada“. Desde aquel post he tenido la oportunidad de hablar con mujeres que han perdido uno o varios embarazos deseados y siento que lo más importante que podemos hacer por ellas es verlas. Intento transmitirles que veo su dolor, que está bien que lo sientan. Muchas hemos sentido que nuestro dolor ha sido menospreciado, minimizado e invisibilizado. No somos débiles por sentirlo, es más que normal sentirse así y por el tiempo que necesites.

Somos muchas y juntas crecemos

Esto es algo que muchas habréis notado. Más allá de los comentarios impertinentes, en cuanto empiezas a abrirte y contar tu caso, resulta que en tu entorno más cercano aparecen más y más casos. Casos que en ocasiones estaban ocultos.

La elaboración del duelo es un proceso muy complejo, pero la gran mayoría de las veces, no hay mayor confort que hablar con otra mujer que ha pasado por lo mismo. El nivel de empatía es tan grande y real que es pura medicina para el alma.

Yo tuve la gran suerte de tener una conversación muy sincera al respecto con mi abuela. A pesar de los años que separaban nuestros casos, el sentimiento era el mismo, las sensaciones eran clavadas y sentí que me entendía de verdad. Pudimos darles su lugar a nuestras pérdidas y aquel día, las dos nos curamos un poco más.

Explicaciones y soluciones médicas

A veces sí existe una explicación médica a la pérdida del embarazo, pero muchas veces no. La búsqueda de la respuesta puede ser muy desesperante. Siempre parece haber una nueva prueba o algo más que se puede hacer para intentar solucionar el problema (y si nos metemos en terapias alternativas ya, …).

En esa búsqueda ya hablé que a mí me detectaron unos anticuerpos que pueden interferir en el embarazo (jamás interfirieron en los míos). El caso es que como hablé de ellos una vez, he recibido muchísimos mails relacionados con estos anticuerpos. Me ha sorprendido ver todos los casos que hay y por los mensajes que recibo, me creo que hay muy poca información.

La mayoría de las veces, me preguntan sobre la medicación que tomé durante el embarazo, pruebas médicas, protocolos, … Este es un terreno en el que sé que debo poner un límite. No soy médico, mi caso es solo mío y sería muy irresponsable por mi parte ir contando qué medicamentos tomé. Vuestro médico es la persona en la que debéis confiar plenamente. Si no confiáis en él o ella, cambiad de médico. Son ellos los que os deben pautar y guiar.

Las secuelas

Durante estos años me he esforzado mucho por curarme emocionalmente, pero no voy a mentir, tengo secuelas. El impacto sufrido, el miedo constante llegando en ocasiones al límite del ataque de pánico no es gratuito. Han sido 5 años que no se pueden ni deben borrar porque ha nacido un bebé (en el mejor de los caos). Yo he tenido muchísima suerte, porque con un diagnóstico de estéril e infértil he conseguido ser madre de manera natural (esto no significa que vuestra amiga/familiar lo vaya a conseguir “porque fíjate lo que le dijeron a esa y mírala, ya es madre”).

Ahora bien, mi hijo no es la cura, no ha venido a curarme, ni porque esté en este mundo se borran las heridas emocionales de golpe. Vivir durante años en el miedo es duro y no desaparece tan rápido como nos gustaría.

Además, me acordaré de mis dos pérdidas toda la vida. Mi hijo sabrá que tuvo dos hermanos que no pudieron compartir la vida con él y esa afirmación me pesará siempre. No como una gran carga, pero sí como un anhelo que nunca sucederá.

Necesitamos respetar los tiempos internos, darnos margen y no ser demasiado duras con nosotras mismas. Pase lo que pase, no tenemos culpa, tenemos responsabilidad. Responsabilidad de perdonarnos, de hacer que esta vida que vivimos merezca la pena, a pesar de los pesares, incluso gracias a ellos.

Comentarios (6)

  • Yo t descubri con el post de q no hay q decir a una mujer tras un aborto! Y ahi m emganche al blog!!
    La empatía se obtiene d sobre todo mujeres con misma vivencia!!
    Creo q no hay nada peor q minimizar y quitarle hierro a una pérdida… yo tengo una amplia experiencia por desgracia en el tema… en mi caso , el dolor era muy diferente segun las semanas de gestación… ya parece q me inmunicé a las pérdidas….ectopico, 5 semanas , 5 semanas, bioquímico, 21 semanas ( horroroso) , 8 semanas . En 2 años todo esto!!!Fui un Compendio de obstetricia!! Un marrón de Paciente!!

    Pero hoy es el día q cuando llega la ovulación, m entra el recuerdo de todo aquello… y cuando empieza la regla.. el descanso d saber q es eso.. la regla… nada mas( ni ectopico ni posible aborto, ni sangrado por implantación q tuve en tooodoss mis positivos ) !! En fin!!

    Pasemos página… pero el poso queda😘😘😘

    Responder
    • Recuerdo ese post y cómo lo escribí. Tenía un cabreo, una indignación,… Yo no sabía que hubiera tantísima distancia entre la realidad que vivimos nosotras y lo que se cree que es. Por suerte he podido reconciliarme un poco y no estar tan enfadada.
      Por cierto, me alegra saber que no estoy loca! Porque me pasa lo mismo con la ovulación jajaja… Las secuelas están y quedan, son una realidad. Yo sé que me tengo que trabajar unas cuantas cosas. Ahora no es el momento, pero cuando lo sea, iré de cabeza a por ellas.

      Responder
  • Aix Amayita! Negarrez bukatu dut zure posta. Nik ere nire bi altxorrei esango diet besote bi umetxo egon zirela amatxoren barnean beraien aurretik. Animo era muxu erraldoia 😘😘😘

    Responder
    • Nik zortez ya ez dut berdin bizi, ez dut minik. Bizipen oso garrantzitsu bezela bizi dut eta izugarrizko indarra eta boterea eman zidan prozesu moduan. Urguiluz bizi dut pasa zena eta baita esker onez ere. Beraiei esker asko ikasi dut eta beraiei esker dago txikia horren ongi. Hori uste dut nik behintzat ^^

      Responder
  • Aspalditik irakurtzen zaitut eta inoiz ezer komentatzera ausartu ez naizen arren, beti sentitu izan dut oso gertukoa egiten zaidala zure idazteko modua. Eskerrik asko zure sentimenduak eta esperientziak konpartitzeagatik! Azkenaldi honetan idatzi duzunaren harira, bi liburu interesgarriz gogoratu naiz: “No madres” (María Fernández-Miranda) eta ‘La rueda dela vida’ (Elisabeth Kübler-Ross). Liburu oso ezagunak dira, baina agian norbaitentzat lagungarriak izan daitezke. Ondo izan!!

    Responder
    • Mila esker idaztera animatzeagatik (bihotz bihotzez) eta gainera liburuen gomendioagatik! Laguntza handikoak izango zaizkio norbaiti seguru.
      Ondo izan zu ere. (eta berriro idaztera animatzen bazara, are hobeto! ^^)

      Responder

Escribir un comentario