personal

Mis 5 mejores compras en Amazon del 2017

Hace poco encontré un vídeo que me hizo mucha gracia. Eran dos hermanas haciendo repaso de sus compras en Amazon durante el 2017. Si ha habido un año en el que mi tarjeta ha temblado por los pedidos a Amazon ha sido el 2017. La de compras que hice sentada junto a la incubadora del vikingo en el hospital.

Algunas compras salieron mejor que otras y por eso, me parece divertido repasarlas. El listado va de las mejores, pero comentadme si queréis un listado de los horrores. Y sí, la gran mayoría son cosas para bebés, lo siento.

1-. Toallitas naturales

En casa utilizábamos algodón con agua para limpiarle el culo, pero en la calle no es un sistema muy práctico. Estas toallitas son 99,9% de agua y el 0,1% es extracto de fruta. Nada más que añadir.

2-. Termómetro para baño

Sobre todo al principio, bañar al bebé puede ser algo terrorífico. ¿Estará bien el agua? ¿Lo achicharraré? Este pato es para tontos. Además de mostrar la temperatura del agua en grados, si está bien muestra una luz verde y si el agua está demasiado caliente, la luz se pone roja y pita. Como diciendo: ni se te ocurra insensata!!!

3-. Trona portátil

No sé si esta trona portátil, pero una muy muy parecida era la que usaban mis tíos para mi prima hace casi 30 años. Tengo el recuerdo tan claro de verla allí que en cuanto empezamos a necesitar una sabía que era la que quería. Me sorprendió muchísimo ver que la mayoría de las tronas portátiles ahora se atan a las sillas y no a la mesa. A mí no me valen, porque con mi familia paterna tenemos muchas comidas en la sociedad y allí las sillas no tienen respaldo. Desde que tengo esta trona no paro de recomendarla. Plegada ocupa poquísimo y al pequeño le encanta estar a nuestra altura y jugar con la comida. No salimos de casa sin ella, la llevamos siempre en el carro.

 

4-. Termómetro digital

Se lo comentaba a todas las enfermeras del hospital: ¿Cómo puede ser que le pinchéis en el pie para la prueba de la glucosa y ni se inmute y que con el termómetro llore como si lo estuvierais matando?  Increíble pero cierto. Mi niño odia el termómetro, por lo que darle a un botón y que en un segundo (sin exagerar) sepamos la temperatura ha sido un salva vidas. Ni se entera.

5-. Giradiscos

Para terminar, algo menos infantil, aunque lo compré pensando en él. Uno de los mejores recuerdos que tengo de cuando yo era pequeña era la sensación de levantarme por la mañana, ir al tocadiscos y poner música. Me apetecía muchísimo que Juls experimentara esa misma alegría que sentía yo al elegir y darle al play. Este giradiscos cumplía con mis condiciones y las de Javi: era mono, pequeño, de una buena marca de giradiscos y con bluetooth para conectarse a los altavoces. Lo más sorprendente fue que llegó en un solo día, en plenas navidades, desde Cádiz.

Escribir un comentario