embarazo personal

Lo que me hubiera gustado saber sobre el reposo en el embarazo

¿Un año? ¿En serio?¿De verdad? ¡Pero cómo ha podido pasar un año ya! Hace ahora un año, la noche de Noche Vieja concretamente, entraba en quirófano y salía con el deber de permanecer en reposo hasta que naciera Juls.

Recuerdo esa noche con una mezcla entre miedo y esperanza. Además del miedo lógico a entrar en quirófano, existía el riesgo de rotura de bolsa y en consecuencia, de perder al bebé en el procedimiento. Pero también había mucha esperanza, porque esta vez existía una pequeña posibilidad. Viendo ahora al niño parece mentira que en aquel momento la posibilidad fuera tan pequeña, de hecho, “pinta muy mal” fue una frase que escuché muchas veces.

Aquella Noche Vieja fue el comienzo de un nuevo periodo para mí. Todo lo que debía hacer era estar en reposo. A priori, la pauta parece clara, pero en aquel momento me hubiera gustado saber unas cuantas cosas. Ojalá esto pueda ayudar a alguna persona que se enfrente a un reposo más o menos largo por embarazo (o a su entorno).

1-. El reposo no es sinónimo de descanso

“Tú aprovecha para descansar”. ¡¡Esa gran frase!! Me la dijeron tantas veces que juré lanzar lo que tuviera a mano a la próxima persona que se atreviese a mencionarla.

El descanso poco tiene que ver con estar tumbado. Es increíble lo que puede cansar estar en esa postura. Hasta ese momento jamás me había sentido tan agotada (amiga, todavía no sabías lo que te esperaba). Jamás me había sentido tan débil y jamás me habían dolido tantas partes de mi cuerpo al mismo tiempo.

Cosas que ayudan:

  • Un cojín grande de lactancia. En el momento en el que me ofrecieron uno en el hospital todo cambió a mejor. Sin ella no hubiera podido sobrevivir.

2-. Mantener una mínima independencia

Esta perdida de movimiento va mucho más allá de la imposibilidad de usar las piernas. Es difícil asumir que para las necesidades más básicas también haga falta ayuda. Y una cosa lleva a la otra, porque el entorno tiende a “sobreayudar” con la mejor de las intenciones. Como le dije una vez a mi madre, “menos mal que no me tienen que salir los dientes, porque si no, menudo revival”.

Es sorprendente cómo mantener un mínimo de independencia me ayudaba muchísimo a sentirme útil. Alcanzar una botella de agua, comer por mí misma, hacerme una coleta, … Cosas sencillas que el entorno estaba dispuesto a hacer por mí, pero que me ayudaban más no interfiriendo.

Cosas que ayudan:

  • Hablar y hacer entender que aunque postrada, sigues siendo una persona adulta que quiere mantener la dignidad y eso también está en las pequeñas cosas.

3-. La sensación de suciedad

En el hospital me lavaban a diario, pero no sé por qué, me sentía sucia a todas horas. Hay algo en sentir el agua correr por la piel debajo de la ducha que no es ni mínimamente comparable a una esponja en la cama. Uno de mis grandes sueños durante todo el reposo fue esa primera ducha una vez diera a luz.

Cosas que ayudan:

  • Colonia fresca.
  • Aguas termales tipo spray.
  • No tener el pelo largo. Si el reposo está más o menos programado, córtate el pelo. Tumbada el pelo se enreda como no puedes imaginar.

4-. Gracias series por existir

No sé qué hubiera sido de mí sin las series. En un momento dado el reposo se complicó y no podía recibir visitas porque me provocaban contracciones (la mar de divertido). Por suerte existe whatsapp, pero las horas en el hospital se hacían muy largas y varias series me salvaron de la desesperación más absoluta:

  • Westworld
  • The OA
  • Sherlock
  • Mozart in the jungle (perfecta para antes de dormir)
  • The big bang theory : me venía muy bien en los momentos que quería reír, pero con moderación. En mi caso, la risa también me provocaba contracciones.

Cosas que ayudan:

  • Mi madre me consiguió un wifi portátil. Símplemente maravilloso. No solo podía ver las series que quería, también me mantenía conectada con el mundo.

5-. La pérdida de musculatura

Sabía que tanto tiempo tumbada tendría alguna consecuencia, pero jamás imaginé que sería tan bestia. La pérdida de musculatura fue algo totalmente inesperado para mí. Hasta que no lo vives, es imposible hacerte a la idea. Todavía ahora, sigo notando las consecuencias.

Cosas que ayudan:

Ni idea. Dicen que caminar, pero a mí no me ha ayudado tanto como me gustaría. Necesito buscar un profesional que me ayude a recuperarme sin lesiones. Toda sugerencia es bienvenida.

6-. El apoyo real

Yo como persona ingresada no necesitaba gran cosa, como mucho entretenimiento. Los profesionales sanitarios me ayudaban en todo y mis necesidades básicas estaban perfectamente cubiertas. El que realmente necesitaba ayuda era Javi y ahí es donde todo el entramado familiar y de amigos fue vital. Millones de gracias de nuevo a todos los que estuvisteis porque fue increíble.

Cosas que ayudan:

  • Ayudar al cuidador.
  • Prepararle tuppers de comida.
  • Ayudarle a subir y bajar del hospital.
  • Sacarlo a tomar un café para que descanse.

Mi reposo absoluto duró casi dos meses (aunque estuve en reposo relativo desde el principio), prácticamente nada comparando con muchísimas mujeres que pasan los 9 meses en posición horizontal. Sé que pasé miedo en momentos puntuales, pero si recuerdo aquel periodo, sobre todo recuerdo el cariño. Para mí fue una época de esperanza, de aprender a vivir el día a día y de dejarme querer. Si tuviéramos que definir a Juls, sin duda el adjetivo por excelencia sería risueño. No para de reír desde que se despierta hasta que se duerme. Javi dice que él es así por lo tranquila y sonriente que estaba yo durante el embarazo incluso en momentos difíciles. ¿Será verdad? Probablemente no, el mérito es más suyo que mío. Aunque sí sé que durante ese periodo lo hice bien. Qué difícil es decir algo bueno sobre mí misma. Pero en este caso, aunque pueda sonar pretencioso, me siento orgullosa de mí misma y de cómo pude afrontarlo. Eso sí, este vikingo se queda como hijo único, con vivirlo una vez ha sido más que suficiente.

Comentarios (6)

  • Las madres somos guerreras, algunas lo sois más que otras 😉

    Qué no haríamos por nuestros hijos?

    Me ha encantado leerte.

    Responder
    • Muchas gracias por el piropo ^^ Como bien dices, todas somos guerreras.

      Responder
  • Veo q t lo montaste bien!!! Q sería hace no tantos años… sin wasap !! O sin wifi portatil!! Menos mal q estaría tb la lectura.. pero… cubrir la mente 24 horas…
    Pensé q dirías algo de mi amiga la heparina 😤.. supongo q estaría presente… yo en 9 meses( o casi 10.. pero sin reposo).. no conseguí q no m doliera… ni no tener hematoma!!
    Super txapelduna 🔝🔝🔝🔝

    Responder
    • La heparina!! Qué horror!!!Lo que pica y los moretones que deja. Yo tenía barriga, piernas y brazos que parecía que me habían dado una paliza de muerte. Cómo celebré la última! Pero la verdad, creo que eso es casi mejor no saberlo de antemano, no? Algunas cosas, es mejor encontrártelas, como no hay más remedio…

      Responder
  • Laktantziako kojina kriston inbentua da. Nik oraindik ere erabiltzen dut umeekin lo egiteko.

    Responder
    • Nobela!! Hori asmatu zuenak Nobela merezi du! XD

      Responder

Escribir un comentario