Fertilidad personal

Qué suerte haber podido rendirme

Es curioso cuántas veces he oído la palabra lucha en todo el camino que hemos recorrido hasta por fin tener a nuestro hijo en casa. Desde hace tiempo pienso que la lucha está muy sobrevalorada y esta última experiencia me ha demostrado que la rendición puede ser tanto o más valiosa que la lucha.

Pasé prácticamente todo el embarazo en reposo y el último mes ingresada en reposo absoluto (ya profundizaré en esto otro día porque tiene miga). Postrada en una cama, con el cuerpo entumecido y molestias (en ocasiones dolores) en lugares insospechados, es fácil que la cabeza vuele. En esa situación valoré realmente la rendición y no como una posibilidad, le di valor, la agradecí. La lucha requiere acción, la rendición sin embargo muchas dosis de aceptación y lo más complicado, calmar a la bestia interna que se pone muy nerviosa frente a la incertidumbre.

No decidí de manera consciente rendirme, ojalá, pero no soy tan sabia. Fue algo que simplemente sucedió y tal como me pasó con la envidia por ejemplo, éste también fue un momento de revelación para mí. Nos enseñan a luchar, a aguantar, a esforzarnos y sin embargo, nadie nos explica que en algunos momentos es absolutamente necesario y vital rendirse. Parece que la rendición es sinónimo de debilidad y sin embargo, requiere de una gran fortaleza interior.

Obviamente tuve miedo, mucho miedo, en momentos incluso picos de pánico, porque aunque ahora todo esté fenomenal, las cosas no fueron como la seda. Hubo momentos tremendos donde las cosas no pintaban bien. Cuántas veces escuché esa frase: no pinta bien. Pero a pesar del miedo, poder tener esa sensación de rendición me permitió dejar hacer, no sentir ninguna culpa sobre lo que estaba pasando (un sentimiento muy común entre las que hemos tenido problemas de fertilidad, lo conozco bien) y que los momentos duros fueran menos duros. Gracias a eso, puedo mirar atrás y recordarlo todo con muchísimo cariño y como una etapa en la que fuimos increíblemente afortunados.

Pero el 2017 nos tenía una buena jugarreta preparada, porque la vida se ha vuelto a imponer y se ha llevado de nuestro lado a una persona muy importante. Este 2017 ha sido el año del círculo de la vida para mí. Un inicio y un fin, un reto, una transformación muy profunda a mil niveles. Y en esta situación en la que todo parece estar en un equilibrio casi imposible, aunque equilibrio de todos modos, solo queda rendirse a la vida y aceptar. No es poco.

Comentarios (10)

  • “…rendirse a la vida y aceptar…”
    Enorme trabajo

    ¡Valiosísima lección que nos enseñas!

    me ha encantado
    genial

    Responder
    • Eskerrik asko Jon!

      Responder
  • Me ha encantado leerte una vez más. Lo hago a menudo, aunque luego nunca me atrevo a compartir un comentario. Hoy quería decirte que resultas inspiradora. Sé que la vida nos pone
    a todos pruebas que parecen imposibles, pero tú además de fuerte, en mi opinión, resultas sabia. Me gusta cómo narras y describes experiencias, vivencias y lecciones de vida. Y como siempre, a pesar de los pesares, en tus textos siempre hay un resquicio de esperanza, una lección de vida aprendida y entendida. Gracias por compartir tus reflexiones, a mi personalmente, me resultan como te digo muy inspiradoras. Un abrazo!

    Responder
    • Muchísimas gracias por hacer el esfuerzo de escribir Marisa, muchas veces se me olvida que hay más personas que mis familiares y amigos al otro lado XD
      No sé ni qué decirte, me dejas sonrojada. Para mí es una terapia y escribir me ayuda a ordenar pensamientos, digerirlos, … Si mis palabras ayudan a alguien más a reflexionar ya me parece increíble. Un abrazo!

      Responder
  • Escribeees taaan booonito, tan de dentro, tan sensato..que solo te podemos dar las gracias por compartirlo. Un muxu enorme Amaia…

    Responder
    • Me ruborizo de verdad. Muchísimas gracias de corazón. No sé si lo hago bonito, de dentro seguro que sí. Un muxu enorme!

      Responder
  • Tu entrada tiene una gran calidad y una profunda reflexión. Enhorabuena! Haces fácil lo tremendamente difícil.

    Responder
    • Muchísimas gracias Carol. Pura apariencia, porque para mí tampoco es fácil ^^

      Responder
  • Realmente inspiras seguridad en tus palabras y sobre todo serenidad!! A mí m ha tocado luchar también… pero a pesar de conseguirlo no he llegado a ese punto de serenidad o calma que transmites! La lucha está sobrevalorada como bien dices… y tantos años de lucha pesan… y mucho!!! Tus reflexiones ayudan a personas q no t conócenos en persona de lo mucho que transmites!! 😘

    Responder
    • Muchísimas gracias Clara. Esto de internet puede llevar a apariencias poco realistas. Puede parecer que esta serenidad la he conseguido por iluminación divina, o una sabiduría fuera de lo común, pero para nada, puf, ojalá. Han sido 5 años de muchas horas de psicólogo, reflexión, … Yo soy el ejemplo de que con trabajo se puede llegar a la calma, porque si yo he podido con lo que me he llegado a machacar, cualquiera puede. Tú seguro que también. Un abrazo grande!

      Responder

Escribir un comentario