personal

La responsabilidad sobre nuestro cuerpo

Por alguna cosa que he dicho en anteriores entradas algunos habéis adivinado que algo ha pasado por aquí. El fin de año fue, no sé ni cómo definirlo, extraño cuanto menos.

Como siempre que cuento cosas personales, me ha costado muchísimo escribirlo y sobre todo, decidir cuál es la mejor manera de hacerlo sin sentirme demasiado incómoda. La clave me la dio una amiga. Hablando con ella, llegamos a la conclusión de que debía contar la importancia de la educación en los temas médicos que nos competen, ya que pueden marcar una gran diferencia. Y en la frase que acabo de decir, la palabra “pueden” es la clave, porque por desgracia, el control completo sobre nuestro cuerpo no existe. Por eso, sí quiero contar lo que me pasó, porque si a una sola embarazada le puede valer, habrá merecido la pena el pudor.

Con el historial que llevamos, me he convertido en una experta en cada fase del embarazo. Muchísimas personas me han dicho eso de “tranquilízate, porque ahora estarás más controlada”. Siento romperos la fantasía, que un médico te mire cada dos semanas (como ha sido mi caso) no implica que nada más salir de la consulta algo no se tuerza y como no estemos preparados para identificar los síntomas, de poco valdrá tener otra consulta en dos semanas. Para muestra un botón.

Acababa de tener una ecografía completa poco antes, ya que estoy en la unidad de embarazo de riesgo. En Noche Vieja, al ir al baño, detecté un pequeño moco espeso. Algo que francamente, cualquier mujer no embarazada ha experimentado mil veces. Algo que a priori no hubiera alarmado a nadie. No me dolía nada, no tenía ningún síntoma de nada, no había sangre,… Por suerte, la experiencia es un grado y sospeché que podía ser parte del tapón mucoso.

Por hacerlo corto, subí a urgencias y tenía razón. Estaba perdiendo el tapón y si hubiera esperado un día más, hubiera vuelto a abortar exactamente igual que las dos veces anteriores.

Aquella misma noche me realizaron un cerclaje de urgencia y ahora me encuentro en reposo absoluto hasta el final del embarazo. Toda esta experiencia está siendo toda una lección de vida por mil motivos. Tengo mucho que contar, pero sí quería hacer una reflexión acerca de la educación médica.

Últimamente me están llegando al móvil mensajes sobre qué hacer si te da un ataque al corazón si estás solo, síntomas de problemas de tiroides, … Creo que existe una sobre información absurda que de poco vale. Entiendo que esa información pueda valer a toda persona con antecedentes familiares,… pero de verdad todos necesitamos saber mil síntomas médicos? Probablemente no.

Sin embargo, si tenemos un diagnóstico o estamos en algún proceso médicos particular, sí creo que debemos interesarnos por las circunstancias que la rodean. Cosas prácticas que pueden marcar una gran diferencia. Una consulta con un médico no es equiparable al día a día que vivimos con nuestro cuerpo y siento que existe una tendencia a dejar en manos de los médicos toda la responsabilidad, y ellos no son todo poderosos. Ellos deben hacer su parte, pero nosotros también podemos hacer mucho.

Imagino que esto también desemboca en la eterna discusión sobre cuánto daño hace internet en estos temas. Creo que deberíamos ser capaces de distinguir entre una información en un foro y una información que aparece en una página de la OMS, por ejemplo. Pero dejando internet a un lado, existe también la posibilidad de preguntar a los médicos. Por volver a mi caso, nada más parir tengo apalabrada una consulta con uno de mis médicos para que me informe de posibles síntomas que tengo que tener en cuenta por una condición médica que tengo. Hemos hablado por teléfono y hemos quedado en hacer esa consulta didáctica. Es un médico de la seguridad social, por si alguien puede pensar que estas cosas no se puede hacer. Creo que ellos están realmente dispuestos a educar a todo aquel que quiera ser educado, porque saben que los resultados siempre serán mejores y las problemáticas se atajarán antes. No debemos tener pudor a la hora de pedir esta información, debemos intentar estar preparados, porque al fin y al cabo, a quién le interesa más nuestro cuerpo que a nosotros mismos?

Comentarios (9)

  • El exceso de información creo que es un arma de doble filo. Me alegro que en tu casa haya servido para que se atajara el problema! Menos mal que t guiaste por tu instinto! Que alivio!!!En mi caso, por mi formación y por mi experiencia como paciente con antecedentes obstetricos malos , la información que poseia…hizo que acudiera varias veces a urgencias de manera innecesaria…. por los , y si este flujo es liquido…. etc… todo esto no m permitio relajarme ( ya no hablo de disfrutar) en las 38 semanas.. a pesar que me decían que era un embarazo normal.
    Enhorabuena!!! Ya t queda menos, para ver al / la peque!! Y mucho animo con ese reposo!!! T puedes sacar hasta una carrera 😉😘😘

    Responder
    • Claro, es que es diferente exceso de información que información necesaria. Por suerte, en tu caso todo fue bien, pero si hubiera ocurrido algo, tú hubieras tenido más herramientas que otra persona para poner una solución más rápida, o por lo menos intentarlo.
      Puf, flujo y líquido, qué me vas a contar. Estoy en ese momento ahora, pff… Es horroroso. A mí me ha ayudado mucho preguntar cómo los puedo distinguir, cuándo debo preocuparme de verdad, … Aunque lo cierto es que 100% tampoco voy a estar jamás. Pero es parte del proceso, sé que no voy a tener un embarazo tranquilo y tampoco pasa nada. Mientras avance,… Y si no avanza, habré hecho todo lo que estaba en mis manos.

      Responder
      • Si.. lo de los flujos tiene tela! Entre que m meaba a a minima… 😅 Era un sin vivir! Pis, líquido amniótico, tapon mucoso??? Brrrrr….
        Claro que va a avanzar!!! Porque ya habéis puesto remedio a algo importante !! No te va a tocar todo, no?? ( eso me repetía a mi misma) , ya has tenido un percance y se ha solucionado satisfactoriamente!!! Pues cupo cerrado en este embarazo!!Por lo tanto Reposo y reposo!! Y enseguida la gran recompensa!!

        Responder
  • Uffff, por un momento, he pensado lo peor. Lo siento.

    Responder
    • Por ahora seguimos en la pelea. Día a día, ganando semanas 😉

      Responder
  • Siempre creemos que lo sabemos todo. La gente se cree que es médico porque ha leído en tal y cual sitio… Puede automedicarse, y lo más grave decirle al prójimo lo que debe hacer sin tener en cuenta la magnitud de la tragedia. Cabe ser precavido. Reposo, pues reposo. Aquí estamos pa escuchar y leer lo que sea. Besos, preciosa.

    Responder
    • Por eso está bien apoyarse en los que más saben, que en este casos son los médicos. Y no tener miedo a preguntar.
      Ahora nos toca vivir el día a día, intentar ganar semanas poco a poco.
      Un beso guapa!

      Responder
  • No te puedo dar más la razón. No toda la información vale para todos, lo que vale es conocerse a uno mismo, hacerse responsable de tu propio cuerpo, conocer los síntomas. En fin, me alegro infinito de que tú te hayas sabido dar cuenta, cruzo los dedos cada día por vosotros.

    Responder
  • Me alegro de que todo siga adelante!
    Internet puede ser muy muy contraproducente, yo suelo leer demasiado : (

    http://mykitschworld.blogspot.com.es/

    Responder

Escribir un comentario