personal

No lo digas, que es muy pronto

Hay una costumbre en el embarazo que es la de no decir que estás embarazada hasta el tercer mes. Durante un tiempo, he estado reflexionando sobre esta cuestión y escuchando a diferentes mujeres hablar de ello.

Algunos argumentan que es para “no gafarlo”. Otros dicen que es “por si sale mal”. Y creo que muchos otros lo hacen simplemente porque es una costumbre arraigada.

Sobre supersticiones qué voy a decir yo, que cada uno haga lo que quiera, pero existe una pequeña gran perversión en eso de no contarlo “por si sale mal”. Como si al no contarlo, si el embarazo no prospera, no sucediera nada. Porque total, como no lo sabe nadie, no tienes por qué dar ninguna explicación y la vida sigue igual. Como si eso fuera posible.

He podido hablar con alguna que otra mujer que lo ha vivido y muchas cuentan más o menos lo mismo. Cuentan que al no haber contado el embarazo y no haber compartido esa alegría, o bien no creen que su entorno pueda compartir su dolor o bien no se sienten con el derecho de contarlo a esas alturas. Lo que genera una situación muy traumática, porque tienen que seguir con sus vidas, fingiendo que ese día fue un día más, que nada sucedió.

También he podido comprobar que este silencio rara vez se mantiene eternamente. Algunas lo cuentan a los meses, otras al año, … Pero de algún modo u otro, esa vivencia casi siempre sale a la luz. Menos mal.

Yo creo firmemente que si es un embarazo deseado, se debe celebrar y compartir desde el primer minuto. Y no estoy hablando de compartirlo con el frutero del pueblo, pero sí con las personas más cercanas. Pase lo que pase, algo sucederá con ese embarazo. Si todo va bien, será un motivo de alegría y si no prospera, habrá un círculo de confianza donde poder apoyarse.

En un vídeo que vi, una mujer le preguntaba a otra qué podía hacer el entorno para arropar a la persona que acaba de sufrir un aborto. Esta suele ser la pregunta del millón, porque es un tema tan tabú, que no existe cultura al respecto. La contestación me encantó: no ignorar lo sucedido y dar espacios para hablar de ello, no parar de hablar. Cada mujer es un mundo. Unas querrán hablar mucho (como yo) y otras necesitarán más tiempo. Yo siento que creé un vínculo más fuerte de confianza con aquellas personas que me preguntaron directamente sobre el aborto, las personas que se interesaron por saber los detalles, más que con los que intentaban hacerme sentir bien. Puede parecer morboso hacerlo, pero creo que cada mujer pondrá sus límites al contarlo y creo que todas agradecerán que se le de la importancia que merece a lo sucedido.

Comentarios (15)

  • Tienes razón en lo que dices….Digas o no, la gente lo sepa o no, tú ha sufrido ese aborto y es duro seguir adelante con tu día a día, haciendo que nada ha pasado ( porque evidentemente, ha pasado) . Así he llevado yo varios de mis abortos…pero no dar explicaciones en el trabajo por ejemplo para mí ,era un alivio , aunque el no parar ni un día la vida normal , ni hacer ese duelo necesario, me ha pasado factura. El aborto tardío , ya fue otro tema. Ese no se pudo esconder…
    Y cómo dices tú, he estado y estoy más cómoda con aquella gente que te habla de aquello que pasó… hablar sin tapujos, no soportaba ( ni soporto) aquellas miradas de compasión pero sin afrontar el tema ( actitud avestruz, como digo yo),ni darle la importancia que realmente tiene; eso es muy incómodo la verdad.
    Esta vez, no se me ha terminado de notar hasta los 6 meses o así, y la verdad que no lo he dicho (salvo a gente muy muy cercana y que realmente empaliza con el tema porque ellas lo han vivido)…. Quizá por evitar esas miradas de compasión y dar esas explicaciones que la verdad que en muchas ocasiones sobran! A pocos días de dar a luz, aún tengo que oír, que no tengo tripa, a ver si está creciendo bien, y a ver si esta vez tengo suerte y va todo bien…. En fin, ahora yo soy la que quiero ser una avestruz!! En tema de los embarazos la verdad, me sorprende la libertad que tiene la gente de opinar .
    Me alegro que vaya todo bien!! A por todas!!!! Y ole por tí, porque me parece genial que afrontes el embarazo así! sin esconder nada!!
    Muxu bat

    Responder
    • Claro que sí. Como tú bien dices, decirlo no significa decirlo a todo el mundo. Cuidarse también es saber a quién contar qué.
      Lo de las opiniones y comentarios desafortunados es tremendo. Sé que se hacen sin maldad, sin mala intención, que son más una metedura de pata que otra cosa, pero qué necesaria es la cultura emocional por favor. Cuánto sufrimiento se evitaría con un poco más de conocimiento. Pero bueno, es con lo que nos toca lidiar.
      Muxu enorme y a por la recta final!

      Responder
  • Yo creo que se debe contar en la medida en que la mujer embarazada sea capaz de lidiar después con la situación si el embarazo no prospera.

    De todas formas, a la familia cercana, siempre. Desde el principio.

    Responder
    • Sí, por eso decía que no hablo del frutero (o el conocido de turno). Pero mantenerlo en secreto en la pareja es lo que me parece que puede ser tremendo. Si va bien, no pasa nada, pero si no es así…

      Responder
  • Cuando se lo dijimos nosotros a la familia cercana (mis suegros), mi suegra, en vez de felicitarme me soltó que mejor no contarlo todavía por lo que pudiera pasar. Ahí me salieron las hormonas y toda la mala leche: “te crees que después de haber tenido un aborto (un bioquímico) se me va un segundo de la cabeza lo que puede pasar???” (embarazada por icsi de uno de mis dos últimos embriones). Me sentó como un tiro. Pero es lo que tú dices, empatia cero, su preocupación era que la gente no se enterara para que luego no hablara.
    Pero está claro que es muy difícil contenerse y no contar la gran noticia, sólo hay que saber a quién.

    Responder
    • Pero yo creo que a veces lo dicen por decir también, porque es lo que se dice, por costumbre. Aunque entiendo perfectamente (no sabes cuánto) tu cabreo monumental. Probablemente no, seguro que a mí me hubiera salido el mismo cabreo.

      Responder
  • las personas valientes como tu, como vosotr@s, sois los que tumbais los tabues…
    y generan mucha soledad, mucho sufrimiento…como si la ausencia de palabras exorcizara el sufrimiento ..
    realmente lo aumenta…

    Responder
    • Es tal el desconocimiento que además de silencios, hay palabras muy desafortunadas. Pero yo no puedo culparlos, es parte del desconocimiento nada más. ¿Cómo se combate ese desconocimiento? Está en nuestras manos y en las manos de todos los que van aprendiendo con nosotros supongo.
      De todos modos, tampoco te creas que somos muy valientes. Nos hemos callado muchas veces, también con personas muy cercanas como vosotros. En cada momento hemos hecho lo mejor que hemos podido y por suerte, hemos podido entender que vosotros también.

      Responder
  • Cuanta razón, tuve un embarazo ectopico y despues un aborto retenido. Los dos no pasaron de 9 semanas y no lo habiamos dicho pero al final tuve la necesidad de soltarlo. Me parecio terrible no tener derecho a vivir mi duelo como cualquier otro y se lo contamos a familiares cercanos y yo a mis amigas. Me sorprendió ver que hubo personas que reaccionaron como si nada me hubiera pasado, me llevé decepciones con familiares que no me preguntaron que tal me encontraba. A la semana operaron a mi marido de un tema sin importancia y todo el mundo le preguntaba a el que quetal se encontraba y a mi nadie. Tengo bastante rencor guardado de ese momento la verdad. Estoy embarazada otra vez y no lo comparto porque si no estan en las malas tampoco merecen estar en las buenas. Hemos tragado solos lo malo y lo mismo con lo bueno…es lo que he decidido.

    Responder
    • Aunque yo no sea Sole , te contesto ?. Me veo muy reflejada en ti. Yo tambien tengo mucho rencor guardado con el tema. La gente banaliza el tema de los abortos y no sabe el sufrimiento fisico y psicologico que conlleva. Yo tambien he tenido muchas decepciones. Tampoco quise compartir este embarazo… Por eso mismo, porque hay q estar en las duras y en las maduras!

      Responder
      • Gracias a vosotras acabo de ver que somos muchas las que nos hemos enfadado profundamente con personas cercanas por su reacción. Supongo que es inevitable, no? No entienden la situación, no comprenden, no pueden.
        A mí me ha costado algunos años perdonarlos y entender que tampoco tenían los recursos para hacer frente a lo que nosotras estábamos pasando. Jamás he hablado con ellos/ellas, jamás les he dicho nada y jamás lo haré, pero el perdón es posible. Entiendo que por ahora no estéis dispuestas a perdonar, yo tampoco lo he estado durante mucho tiempo y hay que curar heridas antes de poder confiar de nuevo.
        Un abrazo enorme!

        Responder
  • Un aborto es un aborto, sea de 4 , de 9, o de las semanas que sea. Es doloroso igualmente, pero claro, solo la que lo sufre lo sabe bien… Yo creo que tienes toda la razón del mundo, hay que decirlo y hacerlo real y visible para el resto del mundo (esas personas importantes en nuestra vida) y luego ya se verá lo que pasa, ya se afrontará como se pueda si es lo que hay que hacer.

    Responder
    • Yo todavía he escuchado en este embarazo “Pero por qué estás asustada? Tú lo intentas, y si no va bien, tampoco has perdido nada.” Es tal el desconocimiento que madre mía, a veces hasta da pereza empezar a explicar nada. Supongo que es ahí donde debemos cuidarnos también y abrirnos a las personas que sabemos nos pueden acompañar bien.

      Responder
  • Qué reflexión tan bonita, y que sano poder hablarlo y compartirlo. ¡Un abrazo!

    Responder
    • Muchas gracias! El tema del aborto es un total desconocido, como lo era para mí antes de sufrir los míos. Es excepcional cómo me han cambiado la visión de muchas cosas estas dos experiencias. A pesar de todo el sufrimiento, yo estoy muy agradecida a mis dos no nacidos y a todo lo que me han enseñado.

      Responder

Escribir un comentario