personal

El enorme mundo de los bundt cakes

Una de las razones por las que engordamos tanto en verano fue que además de intentar aprender a cocinar (con vinito y siesta incluida), me pareció una idea fantástica hacer un bundt cake los domingos para desayunar durante la semana. Ahora que veo la grasa que se debería ingerir en un día, gracias a mi tabla de dieta mediterránea, me echo las manos a la cabeza con lo que comíamos.

Dicho esto, durante el tiempo (que no fue corto) que estuve haciendo los bundt cakes, descubrí un mundo enorme con recetas alucinantes y blogs de salivar como no os podéis hacer una idea.

El molde

Lo primero que me llamó la atención fueron los diseños de muchos de los bundt cakes. La “culpa” la tiene una marca americana llamada Nordic Ware. No son baratos, pero un post me convenció por completo. La idea de que duren para toda la vida fue contundente. Me hice con uno y no creo que tenga ninguno más. Sobre todo porque no son fáciles de almacenar y además del coste, hay que tener espacio en casa para guardarlos.

El horneado

La principal diferencia entre un bizcocho al uso y estos es que tienen un agujero en la mitad para que el aire circule y el molde se caliente prácticamente igual por todos lados. Por eso, es importante hornearlos sobre una rejilla, no sobre una bandeja. En este tipo de bizcochos los minutos son una ciencia exacta, ni uno más ni uno menos.

Las recetas

Una de las mejores cosas que descubrí fue un listado de blogs donde poder encontrar muchísimas recetas.  Cuidado, adentrarse en estos blog puede producir pérdida de la noción del tiempo.

Como digo, en su día hice unos cuantos y el bizcocho queda con una forma muy chula gracias al molde. Siguiendo las instrucciones, se desmolda facilísimo, prácticamente cae solo. Obviamente no son unos bizcochos para hacer semanalmente, porque llevan muchísima grasa, pero he llevado alguno en días especiales y siempre ha sorprendido y lo que es más importante, jamás ha sobrado.

 

Comentarios (8)

  • YO también caí en la trampa! aunque compré uno de la tienda casa, y el resultado es muy parecido. Si quieres seguir comiendolos, busca alguna receta un poco más light, cambia el azúcar por azúcar BC (es azúcar con stevia, y como se usa la mitad de cantidad engorda menos que el azúcar; azucarera también lo ha sacado) o congelalo! esta es la mejor opcion! congela las porciones y luego bsata con sacarlo, meterlo al micro unos segundo y parecerá recién hecho! y en lugar de todos los días, puedes tomarlo uno o dos a la semana sin la pena de que se estropee ni remoridimiento 😉

    Responder
    • Oye, pues como idea es fantástica! Lo único, no sé yo si sería capaz de hacerlo, no sé si llegaría al congelador jajajaja… Somos dos malas bestias en casa. Puede que lo intente algún día, pero no prometo nada XD

      Responder
  • Esto así de buena mañana no se hace… jajaja

    Responder
    • jajajaja… Imagina a dieta! Me va la marcha XD

      Responder
  • Tengo un budin de limón en el horno mientras leo esto.

    No digo más.

    Bueno, sí, me voy a cotillear la web de Nordic Ware, últimamente el mundo me manda señales de bundt cake. Juro que llevo todo el día con estas dos palabras en la cabeza.

    Responder
    • Budin de limón! Todo lo que sea de limón me pierde y eso suena fenomenal (más a estas horas y sin cenar).
      Cuidadín con los Nordic, que son una perdición. Menos mal que también son caros y difíciles de guardar, si no, yo tendría unos cuantos moldes y muchos kilos más XD

      Responder
  • Madre mía, madre mía… llamo a Jordi a la de YA pa que vea estoooooooooo!!!!

    Responder
    • Así así, así vas a engordar fenomenal jajajaja…

      Responder

Escribir un comentario