personal

Bienvenida Polanka!

Hace cosa de tres semanas mi vecino tocó a mi puerta y traía en brazos a esta bola de pelo. Su hija la había traído a casa y ellos no podían quedársela (ya tienen un perro). Pensó que como yo ya tenía un gato, tal vez no me importaría tener dos.

Mi primera reacción fue decirle que no, porque Hari es un poco rancia con extraños y no pensaba que pudieran llevarse bien. Aunque también es cierto que desde hace un tiempo nos lo estábamos planteando. Hari lo pasa realmente mal cuando nos vamos, ya hemos tenido episodios de ansiedad por separación (sí, los gatos también lo pueden tener) y pensábamos que con otro gato, podría sentirse más acompañada.

En cuanto Javi la vio en una foto del móvil, lo tuvo claro. Esa gata se quedaba en casa. Al principio nos la trajimos con la condición de poder devolverla si Hari no la aceptaba. Pero a quién queremos engañar, es imposible meter a un gato pequeño en casa y no encariñarse de él.

El camino no está siendo de rosas. Hari la aceptó fatal, como era de esperar. Tres semanas después, ha habido algún avance, aunque no hemos llegado a la cohabitación ideal. En estos momentos Hari la acepta en la misma habitación, pero no lleva nada bien la loca actividad de Polanka. Si a esto sumamos que Polanka tiene fijación por Hari y no hace más que saltarle encima, tenemos que ya ha recibido unos cuantos zarpazos (sin herida alguna) y escuchamos bufidos y gruñidos a cualquier hora del día y la noche.

Tener un gato cachorro es muy divertido porque son muy juguetones, pero también pueden resultar agotadores. Mi primer gato fue uno adoptado de 6 años y creo francamente que fue la mejor decisión que pude tomar. Pude acostumbrarme a tratar con un felino sin la locura que supone enseñarle no arañar el sofá…

La veterinaria me dijo que para la adaptación total de los dos gatos necesitaría entre uno y dos meses. Tendremos paciencia, porque esta ya no se va de aquí.

Comentarios (10)

  • No tengo animales, por eso me parece tan curioso cómo reaccionan!! Todo lo que cuentas es extrapolable a los niños!!
    Animo Hari !! Esperemos se vuelvan inseparables enseguida!!

    Responder
    • Sí? Yo no tengo niños así que me parece curiosísimo también XD
      Mientras escribo esto Hari intenta escapar de Polanka, sin ningún éxito -.-‘

      Responder
  • Y terminarán siendo inseparables y te acordarás de estos momentos y dirás: qué puñeteros!

    Responder
    • Ojalá! En estos momentos la energía de una y la energía de la otra chocan frontalmente. La mayor es una pachorra y la pequeña pues claro, le “molesta” con su energía inagotable, como es normal jajajajaja… Si las vieras.

      Responder
  • Es tan monaaaaaa <3 Pobre Hari, me la imagino toda ofendida y destronada, jajajaja (y también aburrida con tanta energía cachorril). Yo solo te puedo contar nuestra experiencia con Romeo y Vader, cuando Vader llegó a casa era bebé total, y Romeo tenía ya casi dos años. En cuanto salió del transportín y Romeo lo vio corriendo por el pasillo… ¡madre mía! Se subió al sofá (donde Vader no podía llegar por ser tan bolita) y lo estuvo mirando como si fuera algo de otro planeta. Pero esa misma noche ya estaba jugando con él. Tenemos suerte porque nunca se han peleado y Vader le sigue a todas partes incluso 11 años después, como si fuera mamá pato, jajaja. Seguro que con un poco de tiempo todo entre ellas irá como la seda 😉

    Responder
    • Lo peor es que la pequeña es una macarra de narices. Acecha a Hari y la tiene totalmente martirizada. Se lleva hostias como panes y la verdad, menos de las que se merece -.-‘ Seguimos con muuuucha peciencia.

      Responder
  • Que bonita es! Espero que se acostumbre pronto Hari A ella. Mi madre tiene una gata súper arosca y creo que le pasaría lo mismo. Me acuerdo de cuando kos la trajeron A casa y dijimos que si era hembra la evolviamos porque era un lio el tema de la operación. Pro cuando la llevamos al veterinario, nos dijeron que era chica y mi heran nos ofreció cambiarla, ya no pudimos! Que cariño le cogimos en soñó 3 días ?

    Responder
    • Verdad? Yo también pensaba que podría devolverla, pero es imposible. Ya le tenemos mucho cariño, aunque Hari no se lo tenga tanto. Está hasta las narices de ella (y con razón). De todos modos, con la de “zarpazos” que le da, creemos que se los da sin uñas, porque no tiene ni una herida y a estas altura, podía haber tenido de todo. Aix…

      Responder
  • Es preciosa y bien cierto lo que dices: imposible no encariñarse. Los cachorros de gato son taaaaan monos que no se puede aguantar, jeje.

    Por cierto, una curiosidad: yo tengo un gato de 5 años y viaja con nosotros desde los 5 meses. Siempre que vamos de vacaciones de casa rural, elegimos una donde nos lo acepten. Será un caso raro, pero Haiku (que así se llama), disfruta mucho saliendo de vacaciones. No se estresa en las casas nuevas y es realmente feliz, se le nota. En cambio, sufre si nos vamos sin él, también le da la ansiedad de separación. Así que se viene con nosotros, y todos felices.

    Mucha gente se sorprende, incluso nos han criticado sin conocimiento, pero te puedo asegurar que cuando nos vamos todos, mi gato está tan de vacaciones como el resto de la familia.

    Responder
    • Qué suerte!! A mí me encantaría que Hari no sufriera en los traslados pero es todo lo contrario. Se queda dentro del transportín y no quiere ni salir. Y cuando sale, se esconde en algún lugar y casi ni come durante días. Para eso, preferimos dejarla en casa, porque da muchísima pena verla así. Es elegir entre susto o muerte, la verdad. Qué le vamos a hacer.

      Responder

Escribir un comentario