Crafts dibujo

Aprendiendo caligrafía

¿Es cosa mía o la caligrafía se ha puesto muy de moda? No sé si por mi interés he visto más cosas relacionadas con la caligrafía o es por esta moda por lo que me he interesado más. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Quién sabe.

Mi primera tentación fue hacerme con un rotulador Tombow, porque era el que veía en todas partes y me pareció que la técnica tenía que ser más sencilla que la de la plumilla. Empecé a practicar en uno de los cuadernos de casa y como se ve en la foto, se me daba fatal. Pero eh, esto va de practicar, no?

El rotulador no me ha parecido de muy buena calidad, la verdad. La punta se ha desgastado muy rápido y hace que escribir sea más difícil.

Sigo siendo nefasta, la verdad, pero el libro Nib+Ink sí ha ayudado a mejorar mi técnica. Me ha gustado muchísimo porque es muy práctico y visual. Aunque el libro está en inglés, es muy sencillo de seguir, porque se basa en la práctica.

Una de las cosas que recomienda es probar varias plumillas hasta encontrar la más cómoda. Me hice con tres y me sorprendió muchísimo ver la gran diferencia entre unas y otras. Sin duda, la Brause 361 es la mía. Es con la que me manejo mejor y no sé la razón.

Al empezar con la plumilla, hubo dos cosas que desconocía y me hubiera encantado saber. La primera, que si no se lavan con jabón antes de empezar la tinta no corre. La diferencia es abismal. La segunda, que el modo de insertar la plumilla no es el lógico (desde luego no mi lógica). La lógica me decía que debía insertarlo en el centro, pero resulta que no. Hay que poner la plumilla en el borde. He intentado fotografiarlo, pero no sé si se entiende bien.

Otra de las recomendaciones que hacía el libro era hacerse con un cuaderno de puntos, más concretamente el de Rhodia. En la papelería a la que suelo ir no lo tenían, pero sí uno para enseñar a los niños a dibujar con perspectiva. El cuaderno tiene exactamente los mismos puntos que el Rhodia y es mucho mayor de tamaño.

Una de las cosas que más me gustan del libro es que ofrece diferentes versiones de tipografía para cada letra y en estilos modernos. Más allá de la estética, he podido comprobar que algunos estilos se me dan un poco mejor que otros (no mucho mejor) y al final, mi estilo es la combinación de diferentes estilos de este libro.

Mi caligrafía sigue siendo penosa, pero estoy disfrutando mucho del proceso de aprender. Me resulta relajante  y tengo la sensación de estar mejorando mucho gracias a la guía de puntos y la plumilla. Me resulta más sencilla la plumilla que el rotulador, curiosamente. Aunque también puede ser que para cuando llegué a la plumilla, ya había estado practicando con el rotu, por lo que en lugar de una súper novata, era solo novata.

Mi kit

 

 

Comentarios (4)

  • ¡Qué útil me ha parecido este post! Sobre todo, el tema del libro y de las plumillas, que ya te iba a preguntar dónde las habías comprado porque siempre dudo mucho y sólo tengo una que es la que venía con el porta plumillas y es un asco, jajaja. La verdad es que no tengo interés “real” en aprender caligrafía como mandan las normas, pero sí me gustaría saber y poder hacer de vez en cuando alguna frase o título 😀

    Responder
    • Yo tampoco tengo ningún interés en hacerlo perfecto, aunque la verdad, me queda mucho camino hasta que parezca algo decente.
      Lo de las plumillas es todo un misterio. Yo creo que lo suyo es probar varias y ver con cuál te manejas mejor. Eso sí, es importante lo de lavarlas antes de usarlas. Incluso algunas personas las queman un poco y luego las sumergen en agua fría. Según he leído vienen con una película que no deja que la tinta corra bien. Prueba eso con la tuya, igual te sorprendes.
      El libro a mí me parece que está genial. No es de estos tostones. Es muy práctico y además, en la parte final hay hasta unos cuantos doodles.

      Responder
  • A mí también me chifla y me encantaría ponerme con ella, pero la verdad no me da la vida. Si tengo que elegir, sigo bordando papel. En otra vida me pongo, tú no lo dejes, disfruta por mí. Además tienes esencia de artista y acabará dándosete bien, seguro! Muá!

    Responder
    • No se puede estar a todo. Menos mal!
      Si vieras lo mal que se me da jajajaja… Pero como a cabezona y constante no me gana nadie 😉

      Responder

Escribir un comentario