5 cosas personal

5 cosas septiembre

Menudo mes, uno de esos de recordar toda la vida. Han llegado dos nuevos miembros a la familia, por un lado hemos vuelto a ser tíos de un niño de anuncio y por otro, Hari tiene una hermana gatuna que la martiriza a más no poder. Entre todo esto, las dos peques han cumplido años y hemos tenido la fuerza de voluntad de no atiborrarnos a tarta y otras mil tentaciones. No me lo creo ni yo.

Pero por desgracia ha habido tristeza también. En la distancia, hemos dicho adiós a un gato muy especial y hacerlo ha sido tremendamente doloroso. Es todo un tópico, pero solo los que tenemos animales sabemos que son uno más de la familia y que decir adiós a ese amor desgarra el alma. Es curioso que la llegada de Polanka haya coincidido con el adiós de Obi. De alguna manera, para mí, siempre estarán unidas.

{El segundo baño del año ha llegado en septiembre. Nunca es tarde.}

{Una tarde en el museo después de salir de trabajar, viendo una exposición que jamás olvidaré.}

{La llegada de Paul Anka a casa. Una foto de las dos gatas juntas sería la bomba, pero Hari no está por la labor.}

{Estos cacahuetes envueltos en wasabi. Qué descubrimiento, están de muerte!}

{El cumple de nuestras dos bichas, la llegada del bichito y conseguir no caer en la tentación de las mesas dulces. Bien por mi!}

Comentarios (6)

  • Siento mucho lo de Obi, ya sabes que nosotros también perdimos a Pancho en agosto y sé muy bien que se les quiere como a uno más!

    Responder
    • Y tanto, se pasa muy mal, verdad? Hay que hacer un luto en toda regla.

      Responder
  • Este verano han dicho adiós muchos perritos del barrio, amigos de Romeo y de Vader, y yo cada vez veo que el momento está más cerca :( Siempre lo digo: que el tiempo que pasen con nosotros sea el mejor de su vida, que los hagamos felices mientras podamos, eso es lo que cuenta. Yo sé que Obi no podría haber sido más feliz en ningún otro lugar.

    Cuando he visto los cacahuetes…¡he creído que eran olivas! Jajajaja.

    Responder
    • Es devastador, da muchísima pena ver a un animal que quieres tanto sufrir. Pero como bien dices, lo importante es saber que han vivido una buena vida y al final, ese dolor tan intenso bien vale la pena a cambio de los años vividos juntos, no?
      No sabes lo buenísimos que están. Si te gusta el wasabi. Y lo bueno es que tampoco te puedes comer un porrón de una sentada, porque el picor no lo permite XD

      Responder
  • Hace ya mucho que dijimos adiós a nuestro perro, un pastor vasco que nunca ejerció como tal pero que lo llevaba en la sangre. Estuve diez años con nosotros y era todo “humanidad”. Mi padre siempre dijo que era mucho más humano que muchas personas que conocía. Fue increible compartir esos años con él. Solo nos dio alegrías. Y fue muy muy triste decirle adiós.
    Al leerte me he acordado de Kler, nombre femenino nos decían, pero era un macho, muy guapo…

    https://mykitschworld.blogspot.com.es

    Responder
    • Nunca se olvidan, verdad? Porque los llegas a entender, te entienden, … Es una relación muy especial la que se crea. Yo he tenido una perra y tres gatos (ahora en casa dos) y el momento del adió es tremendo. Pero compensa tanto su compañía, verdad?

      Responder

Escribir un comentario