escapadas planes

Nos vamos de picnic

Lo mejor del buen tiempo es poder hacer cosas al aire libre. Hace tiempo, en una feria de artesanía que hubo en mi pueblo, no pudimos resistir la tentación de hacernos con una cesta de mimbre. Es grandecita y nos salió baratísima. Adoro las ferias de artesanía.

El primer fin de semana después de la vuelta al trabajo necesitábamos tomárnoslo con calma y qué mejor que estrenarlo escapándonos de picnic.

Por cierto, la gran pregunta suele ser “qué llevar de comer”. Uno de nuestros grandes éxitos es el guacamole casero. Sencillo de preparar y no hace falta cubiertos para comerlo. ¿Qué más se puede pedir?

Hay un lugar al que nos gusta escapar para descansar bajo los árboles. Está en Ascain. El pueblo en si es de cuento y tiene el plus de un pequeño parque con un puente romano y un río. El lugar es muy tranquilo, a pesar de que siempre haya niños jugando en el río.

Por cierto, anualmente, en octubre, hacen una bajada de pottocas. Bajan desde la montaña y el pueblo se llena de un ambiente festivo muy divertido.

Comentarios (6)

  • ¡Ese pueblo! Es precioso 😀 La última vez que estuve por allí fuimos desde Irún a Las Bardenas haciendo toda esa vuelta por Francia y estuvimos en Ascain pasando el día, ains, qué recuerdos. ¡La cesta de mimbre me encanta!

    Responder
    • Es una pasada de pueblito. Tiene muchísimo encanto y no es tan aburrido como los pueblos de alrededor (algunos están medio muertos).

      Responder
  • Me has dado una idea para hacer egunpasa!! Qué bonito parece Ascain!
    El guacamole muy buena pinta!! He echado de menos más sugerencias para llenar esa cespita tan mona!!
    Por cierto las recomendaciones de Oporto a tener en cuenta!! Cuando viajé ahí era una estudiante con pocos recursos y tirabamos de Bimbos!!

    Responder
    • Te va a encantar, ya verás. Para la cesta de picnic, a mí me gusta llevar cosas que se puedan comer con las manos: burritos, bocatas, sushi casero, tortilla de patata cortada en cuadrados, merluza rebozada (me encanta fría), queso, humus, fruta, …
      La época de estudiante es insuperable, qué sería de ella sin el Bimbo! La verdad es que en Oporto es muy difícil meter la pata. Hay mil sitios donde comer y todos son estupendos. Si vas y pruebas alguno, dime si te ha gustado ,sí? 😉

      Responder
  • Siempre propones unos planes a los que diríamos SÍ sin dudar!!! muá!

    Responder
    • Y cómo me gustaría que estuvieras más cerca para poder disfrutarlos. Muaka!

      Responder

Escribir un comentario