escapadas personal planes

Primeras impresiones del patinete Oxelo 7

Por enésima vez empiezo un post diciendo que nos gusta comer, me repito como el ajo. Como buenos vascos, todo lo celebramos alrededor de comida y bebida y si no hay una celebración, nos la inventamos. Mi cuerpo ya no responde tan bien a la glotonería y necesito moverme más para no sentir el abotagamiento. Por eso, siempre estoy en busca y captura de ocio activo, para compensar los inevitables excesos.

El año pasado intentamos patinar. A mí me gusta, mucho, pero el pobre Javi tras el decimocuarto moratón desistió y lo entiendo. Aunque al final consiguió mejorar considerablemente, en invierno no hemos ido ni una sola vez y entiendo que no quiera volver a experimentar los morados de pierna entera del año pasado.

No sé muy bien cómo se nos ocurrió hacernos con un par de patinetes. Supongo que todo vino tras ver a Gemma de Wasel Wasel con su patín. Me dio una envidia de escándalo, pero en un ejercicio de sinceridad conmigo misma elegí mis huesos intactos frente al patín. Supongo que a raíz de eso se me ocurrió que los patinetes con manillar podían ser más estables y menos peligrosos para este par de patosos.

Nos acercamos a Decathlon y los probamos por los pasillos antes de decidirnos. Uno de los chicos nos aconsejó fenomenal y nos decantamos por la Oxelo 7. Hay 3 colores, las dos nuestras están rebajadas, pero la azul no.

La toma de contacto

Necesitábamos un recorrido plano, la primera vez había que ir cogiendo confianza. Desde Donosti se puede llegar a Ficoba (Irún) en tren. Se tarda aproximadamente 45 minutos (sí, un poco lata). Pasado el puente hay un ascensor que baja a una pasarela que lleva a Hendaya en un paseo llano junto al río hasta el mar. Todo el paseo es precioso y me da la sensación de que todavía no lo conoce mucha gente fuera de la comarca, porque no está demasiado transitado para lo chulo que es.

Este patinete es sencillito y no tiene ninguna amortiguación en el manillar, cosa que hubiéramos agradecido en los tramos menos lisos. De todos modos, nos sorprendió muchísimo lo rápido que nos hicimos a él y cómo algo que asusta tanto como bajar cuestas resultaba muy seguro gracias al freno trasero.

El avituallamiento

Todos tenemos pequeños trucos de pareja, verdad? El mío es prometerle que habrá avituallamiento (poteo) a medio camino. Jamás se niega a un txakoli con pintxo.

Lo bueno de este patinete es que se puede doblar, no ocupa nada y es fácil entrar en cualquier sitio con él. Pesa 5kg, que no es poco, pero tiene un sistema trolley con el que se puede llevar rodando y se agradece para no tener que cargarlo a la espalda.

Las semanas posteriores

Pensábamos que utilizaríamos los patinetes solo a modo de ocio, los fines de semana, pero nos hemos encontrado yendo a hacer pequeñas compras con él (en el Eroski nos han dejado entrar con él sin problemas), cogiendo el tren para ir a trabajar, … Es muy útil para pequeñas distancias. Ha sido un sustituto de la bicicleta, pero mucho más fácil de guardar.

Una cosa a tener en cuenta es que el negro se “estropea” antes. Los roces son más visibles, pero nada que una buena pegatina no solucione 😉

Comentarios (5)

  • ¡Oye!Pero no cuentes lo de la pasarela de Hendaia que se nos llena!!!! jijijiji. Con la mudanza me queda más lejos y hace tiempo que no voy pero vamos, que hubo una época que no me sacabas de ese paseo, es genial! Ojalá una unión con el lado irundarra :)

    Responder
    • jajajajaja… Reconozco que tuve mis dudas al compartirlo, porque ahora mismo está perfecto así, sin nadie! XD

      Responder
  • No sé no sé.,…. no me veo en el patinete!
    Soy más de coche… bici hace siglos que no cojo y caminar tampoco…
    Asi que lo poco que hago es deporte concentrado, correr 20 min 3 dias por semana, ahí queda la cosa…

    Hay celebraciones sin comida????

    http://mykitschworld.blogspot.com.es/

    Responder
    • 20 minutos 3 días por semana! A mí eso me parece todo un logro!! Yo quise hacerlo, ese era mi objetivo, pero no lo pude conseguir a pesar de todo el empeño. Mi cadera dijo “hasta aquí” :(
      El patinete es mucho más estable de lo que parece. A mí me ha resultado muy divertido. Y tienes razón, no hay celebración sin comida XD

      Responder
  • Me encanta que hayas compartido esto 😀 Qué fuerteeee, con patinete, qué modernos por favor! Mira que a mí me hubiera gustado tener uno, pero aquí sólo los llevan los niños, una pena. Porque lo veo mil veces más seguro que cualquier otra cosa con ruedas, jajaja. Y al final es un poco como un longboard pero con manillar, no descarto investigar más. Cómo me alegra que los hayáis descubierto!

    Responder

Escribir un comentario