Cocina

Aprendiendo los grandes clásicos culinarios

En uno de esos ataques de conciencia que me dan de vez en cuando, hice autocrítica y me pareció un poco ridículo saber hacer sushi, guacamole, tikka masala y demás platos del mundo y no tener la menor idea de cómo preparar los platos más típicos de por aquí. Por eso, le propuse a Javi dedicar algunos domingos a preparar un plato clásico.

Lo que comenzó como una propuesta práctica se ha convertido en algo que ninguno de los dos queremos dejar de hacer. Además de la satisfacción de aprender algo nuevo, ponemos la mesa de gala y disfrutamos esa comida y charla relajada (a las tantas). Nos encanta sacar algún aperitivo mientras cocinamos y el proceso de preparación se ha convertido en algo igual o más divertido que el mero hecho de comer.

Estos son 4 de los 5 grandes clásicos que hemos hecho hasta el momento. El primer plato que hicimos fue un rabo de toro espectacular, pero no saqué foto, así que no quedó constancia.

Albóndigas

Javi se encargó de hacer las bolas y aunque no se note en las fotos, son de tamaño puño jajajaja… Menuda diferencia la de hacer las propias albóndigas y sazonarlas al gusto. Gracias a haber aprendido esto, hicimos hamburguesas también y tenemos el congelador llenito para momentos de sequía.

Bacalao al pil-pil

De los más fáciles y tremendamente agradecido. No nos atrevimos a desalar el bacalao, la verdad. Eso es nivel 5. La próxima vez lo intentaremos.

Sin truco para ligar la salsa, creo que jamás nos hubiera salido. Intentamos lo de estar meneándolo constantemente, pero nada. ¿El truco final? Utilizar un colador para menearlo bien y ligar el pil-pil. Quedó perfecto.

Paella de marisco

La paella es de grupo, no me digáis que no. Invitamos a unos amigos a comer a casa y nos esmeramos todo lo que pudimos para sacarlo. Por desgracia, de los 5 platos, es el que peor nos ha salido hasta el momento. El arroz se nos pasó en el centro, en los laterales algunos granos no se hicieron, … Eso sí, de sabor estaba estupendo. Jamás había hecho el caldo desde cero y reconozco que la diferencia es abismal.

Menos mal que tenemos amigos que nos comen muy bien XD

Chipirones en su tinta

Esta receta es un poco confusa. Encontré varias versiones y las diferencias no eran pocas. Nada de “aquí pone utilizar 2 ingredientes y allí 3”, no no, diferencias abismales. Al final, me decidí por la receta de Eneko Sukaldari. Confío en sus recetas, siempre son estupendas y muy fáciles de seguir. Él recomienda dejarlo reposar un día entero, pero no pudimos aguantar.

Este plato es espectacular y la salsa, pufff… La madre de todas las salsas! Una locura de lo buena que está. Eso sí, no creo que la volviera a hacer para 2. Ya puestos, con el trabajazo que supone, preferiría hacerlo a granel y compartirlo con más gente (o guardarlo en tuppers).

Este ha sido el inicio. Estoy recopilando recetas para atacarlas en futuros fines de semana. Aunque no creo que lo hagamos todos los domingos como hasta ahora. Con el buen tiempo, también apetece escapar 😉

¿Cuál es vuestra receta maldita? Esa que no os sale u os gustaría hacer pero jamás os habéis atrevido a hacer?

Comentarios (6)

  • Ñammmmmmm, qué rico todo!!

    Para mi un plato super veraniego y maldito en mi recetario, es la paella! Nunca le pillo el punto al arroz, o el caldo me queda soso, o no sé. Digamos que no es mi fuerte JAJAJA Menos mal que a Denis le sale de vicio.

    Y entre los grandes clásicos, en mi casa al menos, no pueden faltar: croquetas de jamón de la amama Juani, la cuajada (mamia), la porrusalda y el pastel de cabracho.

    Ahora en verano que tenemos bonito para exportar podéis hacer marmitako, aunque mejor que elijáis un día como hoy, que el solito abrasa.

    Muxus :)

    Responder
    • MARMITAKOOOOOO!!! Cómo no me he acordado del marmitako?!?!! Ya está, este fin de semana cae, y tanto que cae.
      Yo también soy negada para la paella y cuando hay personas que lo hacen tan bien, tú y yo, mejor nos dedicamos a comer 😉 jajajaja…
      Sabes que creo que jamás he comido un pastel de cabracho? Increíble pero cierto.

      Responder
  • Jejeje, siempre me seguirá pareciendo curioso cuando veo a gente de fuera de aquí tener dificultades con el arroz de la paella, ¡no lo puedo evitar y hasta me da vergüenza pensar así! XDDD

    Aquí se cocinan y comen platos tradicionales alrededor de 5 días a la semana, así que siempre comemos cosas así (llámame señora mayor), y sí, coincido contigo en que hay que saber hacerlos, porque son la diferencia entre estar bien alimentado como se estaba antes y también influye mucho a la hora de ahorrar en la compra (de casi todo sale cantidad y se puede congelar sin problema).

    ¡Ah! Lo que me he reído con lo de los chipirones… ¡una vez y no más los hice yo en casa para dos! Pffffff, menudo trabajazo, y encima están tan ricos que aún lloro recordándolo, pero noooo, nunca más.

    Responder
    • Vosotros tenéis ventaja! jajajaja… Hagamos concurso de rodaballo al horno, a ver XD
      Es una costumbre buenísima esa de comer comida tradicional 5 días a la semana. Nosotros también lo hacemos, pero sin grandes complicaciones. Sin pasar las 2 horas que algunas de estas recetas necesitan.

      Responder
  • Me parece una iniciativa estupenda !!!!

    A mí dejó de gustarme cocinar cuando tuve que hacerlo a diario, me llamaban tanto platos exóticos como tradicionales de aquí… Cocinaba el día que me apetecía, me tomaba mi tiempo….
    Te independizas, trabajas, hijos… cocinar por la noche el menú del día siguiente perdió todo su encanto.
    Mis menús son repetitivos y aburridos, pero ahora disfruto el doble cuando salgo por ahí!

    Responder
    • Cómo te entiendo, yo también he pasado por hacer de cocinar un mero trámite necesario. O ni eso, porque cuando vivía sola era todavía peor, cocinar para 1 es terrible. Ojalá no se nos pase esta buena racha. Un día a la semana no es tanto y es un gustazo, la verdad.

      Responder

Escribir un comentario