personal

Realmente necesitamos esforzarnos tanto?

Desde hace un tiempo para aquí, hay una creencia muy arraigada en mí que ha empezado a tambalearse. Mi educación, como la de muchos, ha sido muy académica. Es decir, una educación basada en que con esfuerzo, se consiguen buenos resultados y si no has conseguido ese resultado, es porque no te has esforzado lo suficiente. Esta base es la que ha empezado a hacerse añicos en mi cabeza.

Es cierto que todo empezó con los abortos, pero no quiero incidir en esto. Como he dicho mil veces, han sido un punto de inflexión muy fuerte en muchos aspectos de mi vida, tanto como para otras personas un accidente grave, una enfermedad, la pérdida de un ser querido, …

En mi caso, he podido comprobar cómo esa educación tan académica la he aplicado hasta extremos poco sanos y he visto que es algo muy generalizado. Esa creencia tan arraigada me ha llevado a pensar que si no estaba obteniendo el resultado que quería, era porque había algo que todavía no estaba haciendo bien y eso me ha llevado a esforzarme hasta el límite. Es más, hasta hace poco, pensaba que todo lo que hacía requería de mucho esfuerzo y empeño.

Hay frases tremendas que se escuchan una y otra vez (aplicable a enfermedades, búsqueda de trabajo, …):

  • Seguro que lo consigues.
  • Hay que ser positivo.
  • Con esfuerzo, se puede conseguir todo.
  • Pide y se te dará.
  • Si puedes soñarlo puedes lograrlo.

Son frases que están dirigidas a darnos una falsa sensación de seguridad. ¿Pero realmente esto es así? ¿Realmente si no hemos conseguido eso que queremos es porque hay algo más que todavía no hemos hecho? No hemos sido lo suficientemente positivos, no nos hemos esforzado lo suficiente, … ¡Qué tiranía! ¿En muchos casos es una exigencia imposible de cumplir.

Hace unos meses, en plena crisis de creencia, vi una entrevista a los actores Kristen Bell y su Dax Shepard. Me encantan como pareja (no tanto como actores), son un par de imbéciles, en el mejor sentido de la palabra. Este vídeo suyo me terminó de enamorar. Lo hicieron en unas vacaciones a África.

Ella, de familia católica, vegana, muy estudiosa y disciplinada, se ha casado con un ex-alcohólico, que era un desastre en los estudios, juerguista, … Y en la entrevista hablaban de cómo encontrarse y enamorarse les rompió muchos esquemas mentales, porque dos personas que habían tenido dos recorridos vitales opuestos, vivían en la misma casa, tenían las mismas hijas y los dos tenían carreras igualmente exitosas. ¿Qué paradoja, verdad? Habían llegado al mismo punto, desde dos recorridos completamente opuestos.

Yo misma lo he vivido en mis carnes. Estudié una ingeniería informática, Javi turismo y los dos nos conocimos trabajando en una agencia de publicidad. Un lugar donde a priori, ninguno de los dos debería haber estado si tenemos en cuenta nuestros estudios universitarios. Pero la vida es esto. Es arbitrariedad, es una sucesión de casualidades y causalidades que no sabemos muy bien dónde nos lleva, pero nos lleva.

Tras todo esto, creo que he llegado (o estoy llegando) a un lugar mucho más equilibrado para mí, donde la exigencia conmigo misma no es tan dura. Transitar por un camino de incertidumbres no es cómodo, pero es la realidad, es lo que nos toca. Hacemos apuestas en nuestro día a día y a veces ganamos y otras aprendemos. Puede sonar algo filosófico, pero según lo veo yo, es una manera de pensar mucho más práctica y menos dañina.

Comentarios (17)

  • ¡Bravo por este post! ¡Y por pensar así! Tienes toda la razón del mundo, se nos educa para esforzarnos en todo lo que hacemos, y nunca se nos dice que hay cosas que simplemente no pasan, que por mucho empeño que le pongas, no salen, porque no tienen que salir. Simplemente. Me tiene muy harta toda esa corriente de mensajes positivos que hay pululando por ahí últimamente, lo considero algo muy perjudicial. No vas a conseguir todo lo que te propongas en la vida, no todos podemos conseguirlo todo, aunque sea simplemente por estadística. Pero hay quien está completamente ciego con el tema. Esto hace que haya muchísima gente frustrada por la vida. Creo que el punto de partida de todo esto debería ser definir lo que es un éxito para nosotros mismos, fuera de todo lo que se espera que hagamos y ver cómo en realidad somos capaces de adaptarnos a casi todo, aunque no sea lo que esperamos.

    Un beso.

    Responder
    • Completamente. Muchas veces, esa obsesión por conseguir el objetivo no deja ver otras posibilidades, otras realidades que tal vez, incluso pueden ser mejores.

      Responder
  • Totalmente de acuerdo contigo, Amaia. A veces lo más difícil es dejarse llevar por la vida. Con lo controladora que soy yo, pensaba que puedes ponerte objetivos en la vida y luchar para lograrlos. Y no siempre funciona así. Como dices, a veces hay que luchar menos. Creo que el truco está en el equilibrio. Y lo difícil en saber cuándo luchar y cuando relajarse y dejarse llevar por la vida.

    Responder
    • Pues sí, puede ser muy difícil diferenciarlo, sobre todo cuando hay dinámicas muy establecidas.

      Responder
  • Gran post!! como tu, yo tb he tenido la educación del esfuerzo…y es verdad que a veces frustra esforzarte sin conseguir nada…. Sólo hay que ver qué pasa en el mundo laboral…el curriculum es importante, pero contra el enchufismo no puedes luchar, por mucho que te esfuerces en formarte y tengas mil títulos….
    Aún y todo, también creo que la vida es una lucha, y no hay que rendirse fácilmente aunque la vida te vaya enseñando que el esfuerzo a veces no nos asegura conseguir los objetivos deseados!!

    Responder
    • Yo cada vez lo veo menos como una lucha y más como intentar hacer lo mejor posible en cada momento. Incluso así, nada es seguro, pero me parece más benévolo con uno mismo. Tomar la vida como una lucha me parece agotador, de esta otra manera hay más posibilidades para la sorpresa y lo inesperado.

      Responder
  • soy de tu club…
    andar mas “suelto” te hace andar mas ligero…
    hace tiempo que pienso que no hay nada que haya que conseguir ni lugar al que llegar…
    hay miles de proyectos que nos enriquecen y que encontramos de camino a donde creiamos que teniamos que ir. .
    vete a saber!
    yo.conoci a Mariana en un viaje al que acompañe a un amigo..y ella era la compañera de piso de una amiga de otra amiga…
    y nada que desde entonces ya son casi 15 años…

    Responder
    • Eso es. La vida está llena de sorpresas, a veces mucho mejores de lo que esperamos. Cada vez veo más importante tener capacidad de adaptación al cambio, incluso a la rendición. A veces, solo así se abren nuevas puertas.

      Responder
  • ciertamente toda esa cultura del esfuerzo malentendido pone el foco de la frustración en nosotros mismo. .como.si todo lo que no “lograsemos” fuese por no habernos esforzado .como es debido

    como dices, asumir que ciertas cosas no son para.nosotros, que.no.podemos, es basico para una mente sana, y no dañina…

    tengo que pasarte (si quieres ) algo de material escrito sobre creencias limitantes y demás vituperios sobre gestión emocional

    Responder
  • Hola Amaia

    Me ha gustado mucho tu reflexión y me has dado qué pensar sobre mi vida.

    Me especialicé en las piedras y el pasado y ahora aquí estoy… dándole a la tecla en un mundo que, en principio, no tenía nada que ver con el mío.

    Estas reflexiones necesitan de una o varias cervezas bien frías. ?

    Un abrazooo

    Responder
    • Geología? Qué chulo! Con un par de cervezas tú y yo arreglamos el mundo en un minuto, me da. jajajajaja… Muaka!

      Responder
  • No podría estar más de acuerdo.
    Me educaron en el esfuerzo, todo en la vida requería esfuerzo… Hace ya un tiempo que me di cuenta de que el esfuerzo no es el valor supremo.
    Un post genial, me ha encantado , bss

    http://mykitschworld.blogspot.com.es/

    Responder
    • Supongo que es una manera de sentirnos más seguros, porque si podemos hacer algo, hay una sensación de falso control. Lo peor es que si yo tuviera hijos, se me haría dificilísimo no inculcarles lo mismo. Lo que es una gran paradoja y creo que les pasa a muchas personas, con lo que “la gran mentira” sigue y sigue.

      Responder
  • siento como si estuviera hablando yo hace 7 años en aquel tiempo tuve dos abortos un trabajo formal cinco años de matrimonio y todo parecía de cabeza pero hoy tengo dos hijos, no tengo un trabajo que me esclaviza y encontre un camino, una verdad y una vida Jesucristo. animo todo tiene siempre una razón.
    pd. me encantan tus fotografías . Saludos

    Responder
    • Por lo menos aprendemos por el camino. Gracias ^^

      Responder
  • muy buena reflexión. felicidades. la vida es un momento y nada más. la vida es práctica y no teoría, la vida no permite ensayos.

    Responder
    • Completamente. Aprovechémosla, incluso con aburrimiento y descanso ^^

      Responder

Escribir un comentario