escapadas planes

Escapada a Madrid

Cuántas ganas teníamos de hacer una escapada a Madrid. Había morriña y cuando Javi vio que Paul Mc Cartney iba en concierto, se le abrió el cielo. Se unía cumplir el sueño de su vida, ver en directo a uno de sus grandes ídolos y poder pasar unos días en Madrid.

Cómo se nota que llevamos más de un año sin ir por allí, porque la primera cerveza bien tirada con tapa nos supo a gloria. Esos cafés con cariño, … Snif…

Os cuento cómo nos organizamos nosotros para bajar y lo más interesante que hicimos, por si queréis coger ideas para una escapada.

Jueves

Bajamos en coche, porque los horarios del tren no nos venían bien. Aparcamos en la calle Alcalá, fuera del anillo de la M-30 y cerca de una boca de metro. Así nos evitamos pagar ningún parquímetro y nos pudimos plantar en el centro en pocos minutos.

En lugar de un hotel, alquilé un “apartamento” en la calle Pez. Lo pongo entrecomillado porque no tenía cocina, algo muy raro. Tampoco nos importó, porque para tan poquitos días, queríamos disfrutar la ciudad. Lo elegí por la ubicación y por estar muy cerca de nuestro antiguo barrio, una zona muy céntrica y cómoda para movernos.

Viernes

Quería haber desayunado en el Federal, pero no pudo ser. Estábamos tan cansados del día anterior que se nos pegaron las sábanas y teníamos una cita a las 11:30 para un escape room. Desde que fuimos a Izurun en Donosti, estamos enganchadísimos y no podíamos irnos sin probar uno aquí.

Pasamos el día con amigos, tomando cañas y callejeando por Conde Duque. Comimos en O’Potiño, un gallego del barrio con menús semanales estupendos.

Mientras el resto terraceaba, me escapé a Maggie Shop, una tiendita muy mona en Conde Duque 5 regentado por un chino gaditano graciosísimo. Encontré un vestido perfecto para una boda que tengo en octubre, bingo!

Durmiendo en la calle Pez, cómo porras no íbamos a mirar si Ylliana tenía nuevo espectáculo? Si no conocéis esta compañía de teatro, no sabéis lo que os perdéis. Sus obras son divertidas, originales, frescas, … Si vais a Madrid, intentad ir, de verdad. Además, el teatro Alfil es de mis favoritos. Pequeñito y de estilo cabaret, con mesitas en la parte delantera, una barra para tomar algo mientras ves el espectáculo,… Genial!

Y para terminar el día, no podía faltar un indio. Es mi comida favorita y por el norte no tenemos tantas posibilidades como allí. La calle San Bernardino es estupenda para probar comidas de diferentes partes del mundo. Es más, hay un chino al que van chinos!

Sábado

Con la ilusión que me hacía a mí hacer un buen brunch Madrileño y resulta que ahora los sábados han dejado de darlos. Grrr… Al final, terminamos haciendo un pseudo brunch en La Bicicleta.

No podíamos volver sin hacer acopio de especias en Black Pepper & Co. El chico es un amor. Nos encanta cómo aconseja, cómo da ideas para nuevos platos, … Tras más de un año sin vernos nos reconoció y fue como volver a casa. Tiene unos curris espectaculares y un Tikka Masala de llorar del gusto. Nos arrepentimos de no haber cogido más, aunque tienen tienda online, pero no es lo mismo.

Recomendaciones personales

  • Comprad las entradas para el teatro Alfil por internet, porque en taquilla cuestan 6€ más caras. Las entradas no están numeradas, así que si queréis sentaros en las mesitas de delante, id con tiempo para hacer un poco de cola.
  • Probad el sésamo umeboshi de Black Pepper & Co. Está buenísimo en ensaladas.
  • Con el calor veraniego, no apetece tanto, pero si vais en invierno, las porras de San Ginés son antológicas.
  • Fuera del anillo de la M-30 no hay parquímetros. Mirad según vuestra ruta qué calle de entrada os viene mejor para aparcar, os ahorraréis mucho en parkings y evitaréis las multas sorpresa que suelen caer por Madrid por circular por calles exclusivas para taxis y buses.

Comentarios (6)

  • Hace taaaanto que no voy a Madrid, lo necesito :(

    Estuve siguiendo vuestra escapada a través de Instagram y cómo moláis, jijiji.

    Responder
    • jajajaja… Tú sí que molas. Lo que no sé si conté es que con la emoción que tenía, Javi me llevó a la cola 5 horas antes del concierto, a la de sin sombra claro, porque había menos gente. A eso súmale otras tantas de coche en el mismo día, más 3 horas de concierto… Estaba muertita! Pero mereció la pena, sólo por ver su emoción, mereció la pena.
      Por cierto, si vas, el teatro que comento y la tiendita de las especias, apúntate esas dos 😉

      Responder
  • Cómo engancha Madrid!! Esas cañas que ponen.. ese ambientillo continuo!! Por curro me ha tocado tocar pasar unas temporadas ahí, y con 20 pico años… así que imagínate que bien!!! Lo echo de menos!!!

    Responder
    • Pufff… Me lo puedo imaginar sí jajajaja… Hemos vuelto con algo de pena, pero la verdad, no echamos de menos el verano allí. Ese calor infernal!! Pero intentaremos volver en otoño/invierno seguro. Porque tienes mucha razón, engancha y mucho ^^

      Responder
  • Eres mi guía oficial, ya tá ya lo he dicho! muá!

    Responder
    • Porque lo de las oficinas de viajes ya no funciona, pero cómo me gustaría trabajar organizando vacaciones a la gente.

      Responder

Escribir un comentario