Crafts personal

Macetero de cemento

Quién no ha visto los mil y un proyectos que hay de cemento por la red? Todos monísimos, facilísimos, practiquísimos,… Todo muy “ísimo”. Y claro, de tanto verlos, a mí también se me han puesto los dientes largos y he querido probarlo.

No tenía ninguna intención de compartir mi experiencia, porque pensaba que habiendo tantos proyectos ya hechos, no iba a descubrir nada nuevo. Además, qué complicación debía haber en esto, verdad? Ingenua de mi! Lo que me ha costado hacer algo más o menos salvable.

Primer intento

Mi primer error fue pensar que comprar cemento sería sencillo. Me acerqué al AKI y al no ver la palabra “cemento” propiamente dicha en ninguno de los paquetes, me hice con mortero. En el primer intento aprendí que el mortero se utiliza para pegar cosas. Quitarlo del molde fue una pesadilla y encima, al conseguirlo (porque esta vasca bruta cómo no lo iba a conseguir) se me despedazó entre las manos.

Segundo intento

Mi tía me dijo que podía comprar cemento en Eroski. Pues nada, allí que me acerqué. Entre los diferentes paquetes que había, el único que ponía “cemento” era el de “cemento blanco”. Bueno, si encima es blanco, más mono quedará, no? Error, craso error. Este cemento se pegó una vez más al molde y al igual que el mortero, se me destrozó entre las manos. La textura era más parecida al yeso que al cemento. Un desastre absoluto y un pringue, de los gordos.

Tercer y último intento

Con mi ya sabida cabezonería, me acerqué al AKI (otra vez) y no me hice la listilla, esta vez pregunté. Le pedí al chico cemento, del normal, del que no se pega. Me llevó a la misma zona en la que había comprado el mortero y me dijo que lo que necesitaba era “mortero portland”. Mi cara era de total incredulidad.

Hasta este punto, los dos anteriores intentos los había hecho utilizando como molde cartones de cereales. Con la humedad de la masa, el cartón se reblandecía mucho y  perdía su forma. Por eso, para la parte exterior, probé con una caja de plástico. La verdad es que se deformó igual, peeeeero el desmoldado fue muchísimo más sencillo, aunque también puede ser por haber utilizado el producto correcto.

He dado tantísimas vueltas para hacerlo, que he perdido la objetividad. No sé si me gusta el resultado o me he autoconvencido de que me gusta. También es cierto que con unas crasas todo queda mejor. ¿Qué os parece?

Comentarios (11)

  • A mí me parece que te ha quedado muy decente. Pero no sé si lo sabes, que puedes lijar el exterior para que quede uniforme y quitar imperfecciones como bordes, etc (lo digo porque no sé si lo sabías o no). Ya decía yo que tenía que haber misterio en esto de las cosas hechas con cemento, me hubiera pasado la misma odisea que a ti XDD

    Responder
    • Sí, sí lo sabía pero me hace gracia que parezca que las crasas están saliendo de la propia “piedra”, como algo salvaje. Supongo que para alguien que conoce el medio, ha construido cosas, será una chorrada. Pero para mí, que jamás he hecho nada con cemento y todo me suena a chino, ha sido una pequeña pesadilla. Aunque no descarto hacer alguna cosa más.

      Responder
  • Pues ha quedado muy mono!! Desconocía esta nueva moda!!

    Responder
    • Gracias! Busca en pinterest “cemento” o “concrete”, vas a alucinar. Hay unas cosas preciosas. Ah, eso sí, pesan un montón claro. Esta piecita tan pequeña pesa dos kilos, imagina!

      Responder
  • hola!
    para que no te queden burbujitas tienes que “vibrar” un poco el molde, osea darle unos meneos para que las burbujas suban. O utilizar un mortero autonivelante, pero eso ya es otro cantar jijiji.
    te ha quedado genial!

    Responder
    • Le di los golpes :( pero creo que la masa la hice demasiado espesa, le tenía que haber echado más agua. No sé por qué me empeño en hacer cosas a ojo.
      Me ha gustado eso de “mortero autonivelante”, suena más fácil. Pero madre mía, no sé si me atrevo a intentar buscarlo, puedo terminar con cinco kilos de vete tú a saber qué jajajaja…

      Responder
  • jajajaaa te imagino tras cada intento y has arrancado mi sonrisa de este martes raruno que tengo. Me encanta la idea, este verano a ver si me pongo ‘¡manos al cemento! muá

    Responder
    • A quién se le ocurre llamar “mortero portland” al cemento, yo pensaba que lo venderían como cemento. Qué desesperación! jajajaja… Si lo intentas, prepárate para el pringue, aviso 😉

      Responder
  • Es PER-FEC-TO. ¡¡En serio!! ¿Has utilizado dos morteros diferentes? Parece que te ha quedado a dos colores, mola un montón 😀

    Responder
    • No no, es un único mortero (el de la foto) y luego lo pinté con un spray blanco. Lo que ha costado el cab…

      Responder
  • […] Macetero de cemento […]

    Responder

Escribir un comentario