Fertilidad personal

Los médicos no tienen tanto poder

No, los médicos no tienen tanto poder. Esta frase es la que me tengo que repetir una y otra vez a mi misma.

Hace poco tuvimos la primera visita a la unidad de fertilidad. Cuando salió la anterior pareja y tardaban mucho en llamar a los siguientes, sabía que esos éramos nosotros. Cuando entramos, la médico casi nos puso una alfombra roja. Una de sus frases fue: pero vosotros no habéis tenido nada normal? A lo que Javi contesto: catarros también hemos pasado, sí. Me encanta, siempre me hace reír, incluso en las situaciones más complejas.

No voy a entrar en detalles, pero la consulta no fue muy bien. Pasé todo ese día llorando sin parar, no había consuelo. Esa consulta me aterrorizó.

Por suerte, al día siguiente tenía hora con mi psicóloga y menos mal. Lo cuento, porque si no, puede parecer que tengo una inteligencia emocional sobre humana y llego a conclusiones maduras por mi misma en momentos de crisis, y para nada. En momentos de crisis, quién piensa con claridad?

Salí de la sesión con un pensamiento que durante estos días ha valido su peso en oro. No puedo otorgar tanto poder a los médicos. Hasta el momento, cada palabra suya ha sido ley para mi. Parece que su palabra es infalible.

Si lo pienso fríamente, ellos fueron los que me dijeron que la posibilidad de que volviera a abortar como lo hice la primera vez era de un 2% o menos y resulta que pasó. No me tienen que contar otras historias en lo que se refiere a los embarazos, yo he vivido repetidas veces sus errores de diagnóstico. Entonces, por qué me afecta tanto su palabra?

Realmente no me importa el por qué, lo que me vale es saber qué hacer de aquí en adelante. Al día 4.324.324 veces tengo que hacer una elección.

  1. Me vengo abajo y dejo que el terror me invada.
  2. Elijo desviar mi mente. Haciendo cosas que me distraigan, centrándome en otros temas.

Es una elección de minuto a minuto. No es una elección fácil y no siempre se gana. Porque debemos recordarlo, los médicos no tienen tanto poder, nadie tiene tanto poder, nosotros tampoco.

¿Qué pasará? No lo saben ellos, no lo sé yo y no lo sabe nadie. Toca vivir el día de hoy, que es estupendo y olvidar un poco el mañana.

Comentarios (22)

  • Animo guapetona!!! Etorriko da etorri behar duenean. Berak erabakiko du noiz. Bitartean, jarraitu zuen bizitzarekin, hori bait da zerbait kontrolatu daitekeen gauza bakarra. Muxussss!!

    Responder
    • Guztiz ados! Eta etortzen ez bada ere, hori da daukaguna, gure bizitza eta ez dago batere gaizki. Mila esker!! Muxu!!

      Responder
  • Subrrayo tu frase LOS MÉDICOS NO TIENEN TANTO PODER a mi me diagnosticaron infertilidad de grado 1 . Fue ahì que al tomarme tiempo para andar por la playa para beber para jugar con las olas para DEJARME EN PAZ cuando empecé a sanar y RENDIRME
    Eres una chica linda y sensible pero con cariño te digo que el dìa en que dejes de pensar en ello es cuando tu cuerpo y tu alma SE RINDEN sufre una especie de liberación y se reacomoda y se desbloquea y empieza a relajarse, a sanar…A partir de ahì todo es posible. No lo dudes bella. Un abrazo de cariño

    Responder
    • Totalmente Pili, no puedo estar más de acuerdo. Yo siento que desde hace un tiempo ya me he rendido, por eso ahora puedo ver también la posibilidad del no, cosa que antes ni podía. Puedo ver que tengo una gran vida, que todo está bien y disfruto de todo lo que me ofrece el día a día.
      Sólo una puntualización, yo estoy sana, mi cuerpo es perfectamente imperfecto y no hay nada que arreglar. La idea de que hay algo que sanar añade a mi cuerpo una culpa que no es real. Yo sólo puedo estar disponible y aceptar el resultado.

      Responder
  • Un master de tacto y sicologia no les vendría nada mal también, se creen “Dioses”, y deben deponerse detrás de la mesa con cada paciente. Como te dicen y sabes bien, vive el día a día, disfruta cada momento, y llora, saca todo lo que tienes, a mí me has hecho llorar, lo que no se puede es que puedan contigo, ???? Gora Amaya, y el regalo de marido que tienes que te hace sonreír en esos momentos. Me encantáis!!! ????

    Responder
    • A mi también me encanta él jajajaja… Yo creo que el poder también se lo estaba dando yo, más del que tienen. Es fácil también dejar en sus manos todo, más fácil que vivir la incertidumbre. Bueno, a mi no se me da nada bien estar en ese “no saber” y creo que por eso les doy tanto poder. Porque un” sí”, o un “no”, se lleva mejor que un “tal vez”. En fin, que es un aprendizaje para mi y me ha valido un montón. Sufrí dos días, pero luego ya está, a vivir la vida!!!
      Muxus guapaaa!!

      Responder
  • Qué poco me gusta esa consulta….. que negro te lo ponen todo…. En mi caso eran todo “accidentes”, ” mala suerte”…. hasta que voy sumando ya unos cuantos abortos… mil pruebas realizadas y no hay nada claro todavía. Yo estoy en el limbo de si sigo o lo dejo estar…. porque hasta que no tome la decisión , en mi caso por lo menos, no me permite avanzar hacia delante en ninguno de los aspectos. Y claro, el tiempo aprieta….
    Cómo te entiendo!!!!! y sé perfectamente cómo te puedes sentir!!! y es muy duro!!
    La verdad que por lo que escribes, transmites mucha fortaleza!! Mucho Animo!! Muxu

    Responder
    • Sí, la consulta es fea, oscura, qué poco ayuda eso también, verdad?
      Tras muchísimo trabajo, con la ayuda de una psicóloga, yo he llegado un punto, creo. No sé si te puede valer, pero a mi me ayuda muchísimo tener una tarea. Las voy enlazando una tras otra:
      -Pintar una habitación
      -Ayudar a Javi con su espectáculo
      -Poner una chimenea en casa (ésta ha sido muy gorda, ya lo contaré por si puede ayudar a alguien)
      -Tejer un jersey
      -Planificar un viaje
      -…
      Cuarlquier cosa que mantenga mi mente enfocada en esa tarea y así no tener el foco tanto en lo otro. Ayuda a vivir el momento y pensar menos en el futuro. Es una buena manera de ampliar la mirada, porque se puede estar intentándolo, pero viendo las mil cosas que también hay alrededor. Es otra manera de avanzar, yo creo que más realista. Decidir “no voy a tener hijos” es muy gordo y no sé si en tu caso, pero en el mío, es irreal. Sin embargo, decir “voy a seguir viviendo mientras espero que pase lo que tenga que pasar”, es más realista. A mi me funcionan las tareas, a ti igual te puede funcionar otra cosa. Y si te ves ahogada, no dudes en pedir en la consulta la ayuda de la psicóloga de osakidetza. Es duro, pero se puede vivir el proceso de otra manera, de verdad que se puede.

      Responder
      • Tenemos pensado lo de la chimenea!!! jajajja, que gracia! Sí , veo que haces genial el trabajo, yo también voy a una consulta ( no de osakidetza), la teoría me la sé al dedillo….pero cómo me cuesta aplicarla…. Por eso te admiro!!
        Quizá me centre en la futura chimenea…. estaré ansiosa esperando ese post!!

        Responder
        • Ui maja, ahí vas a tener trabajo para despistarte de este tema para aburrir jajajaja… Me aplicaré para que no pases por mi calvario, aunque igual te interesa no leerlo y así pelearte con todo el mundo y mantenerte ocupada XD
          Por cierto, a mi me lees aquí en mis días buenos, pero malos también los tengo. Ya sabes, esos días antes de que baje la regla, … Hay cosas inevitables, pero después hay otro día con la oportunidad de vivirlo de manera diferente. Lo haces genial, lo haces lo mejor que puedes 😉

          Responder
  • Tú misma lo has dicho: no tienen tanto poder como creemos. Pero te entiendo muy bien porque a mí me pasa algo parecido, me cuesta mucho aceptar la incertidumbre como algo que simplemente me puede pasar, es como si me negara a que me pasaran cosas que yo no decido (y es absurdo, lo sé). Pero al final hay que aprender a hacerlo y creo que estás en el camino :)

    Te mando muchos ánimos, y espero que todo salga bien. Recuerda que “aquí y ahora” es lo único que tenemos.

    Responder
    • Así es!! Y aquí y ahora tengo que hacer las postales de navidad, me ha pillado el toro!! jajajaja… Ves, eso me ayuda. Tener cosas que hacer. Soy una chica de tareas. Me hace vivir el presente, que es al final lo único que tenemos. Quién sabe lo que puede pasar mañana.

      Responder
  • Qué te puedo decir que no te haya dicho ya. ¡Pues nada! y que, efectivamente, nadie sabe lo que puede pasar. Aunque eso sí, es bueno ser positivo para que ese día a día vaya mejor (y digo positivo no ingenuo y soñador). Haleeeee… a hacer postales navideñas ^_^

    Responder
    • A mi este estado de medio rendida, me viene bien. No negativa, es más aceptando lo que puede pasar. Porque si resulta que no es, la vida también puede ser estupenda. No conseguirlo no es fracasar y estoy en ese momento de ver ese otro lado también. En fin, pajas mentales mías, qué te voy a contar jajajaja…

      Responder
  • Eso es lo mejor q puedes hacer. No centrar tu mente en ese tema, hacer otras cosas y seguir con la mayor normalidad.
    A mi me desahuciaron varias veces, tanto en clínicas privadas como en el hosp. Publico. Y aquí estoy, a las tres y pico d la mañana dando de mamar a mi bebe.
    Como consejo, te puedo decir q no todas las clínicas ni hosp son iguales.
    Mucho ánimo. Sois una pareja estupenda

    Responder
    • Felicidades! Me alegro un montón cada vez que oigo un caso como el tuyo, porque sé lo que ha podido suponer.
      Nosotros estamos contentos con los médicos que nos han tocado hasta el momento, la verdad. Yo me hago más la crítica a mi misma. Tiendo a escuchar sus palabras como si fuera la única verdad y me tengo que recordar que no es así.
      De todos modos, estoy empezando a ver que un futuro sin niños también puede ser y que puede haber un futuro estupendo así también. Es un buen estado para mi, porque así soy menos dura conmigo misma.
      Muchísimas gracias por escribir abril!

      Responder
  • Mucho ánimo Amaia!
    La vida es genial si sabes pararte a mirar. ¿No mola un montón darte cuenta de que estás con una persona maravillosa viviendo una vida estupenda? Pues eso. Y ya se verá… Siendo dos estáis guay,ser tres estaría guay también. ¡Tiempo al tiempo!

    Responder
    • Exacto! Hasta ahora me parecía que no conseguirlo era fracasar. Todo empuja a ello además, porque los comentarios tipo: tranquila que lo conseguirás, … Hacen pensar que si no lo consigues, qué? Ahora estoy empezando a ver la puerta entreabierta, estoy empezando a ver que si no lo consigo tampoco pasa nada. Puede haber una vida estupenda, que es la vida estupenda que tenemos ahora. No es un fracaso, es otro tipo de vida. Claro que me gustaría tener un hijo o una hija, pero si no lo tengo, mi vida no es menos vida.

      Responder
  • Ayyyyyy mi niña… no tienen tanto poder y qué daño pueden llegar a hacer con sólo unas palabras. Porque les confiamos la sabiduría, con esa frase de siempre de: yo no soy médico, él sabrá lo que se dice, ¿no? Ánimo, mi niña, y sin miedo a que las decisiones cambien, sin miedo a vivir cómo mejor estéis. Todo pasa, todo llega, todo está ahí… e iremos recibiéndo. Un abrazo que te daría yo también ahora…

    Responder
    • La médico en realidad nos trató muy bien, fue el diagnóstico lo que resultó duro. Pero quiero recordarme a mi misma que un diagnóstico no es siempre verdad, que la vida es mucho más grande que unos datos objetivos. Pensar eso me viene bien.
      Un beso enorme!!

      Responder
  • Los médicos tienen el poder que tú quieras darles. Excepto en casos extremos y verificables como son las enfermedades que son “sí o sí”. Al final, tú decides si lo que te dicen te afecta más o menos o cómo vas a afrontarlo. Para ser sincera y bruta: pocos médicos se preocupan sinceramente de lo que te dicen en la consulta; su trabajo es decírtelo con más o menos comprensión, pero decírtelo. Además, en estos tiempos se curan en salud y dicen todo lo malo que puede pasar y dejan un poco al libre albedrío la reacción del paciente.

    Hace dos meses yo pasé por un momento muy malo con una noticia que me dieron que podía ser devastadora para muchas personas. ¿Qué pasó? Que me lo tomé con filosofía. Hace ya unos años que pienso en grande, en perspectiva de años y no tanto en el momento. Sopesé las cosas, las puse en la balanza, pensé en consecuencias, en quién tenía alrededor para ayudarme, en cómo iba a solucionar ese problemón. Por tanto, a la fatal noticia le di la importancia que (supuestamente) tenía y, por tanto, a las palabras del médico les di la importancia que tenían para mí y mi vida en su conjunto.

    Al final no todo fue tan terrible, la cosa se solucionó. Yo, al menos, la veo resuelta, pero sé que hay mujeres (y hombres) que al decirles la problemática actual ya están derrumbados y llorando. Yo no me he permitido llorar por lo que pasa ahora. ¿Tiene solución? Sí. ¿Será duro? Sí. ¿Lo conseguiré? Seguro. Incluso cuando me ponían las cosas mucho peor seguía pensando que sí, que había fuerza para eso y más. Al margen del diagnostico que te puedan dar, éste hay que cogerlo no solo como el diagnóstico en seco, sino como el diagnóstico con todo lo que conlleva; es la única forma de seguir viviendo.

    Cuando a mí me diagnosticaron los problemas de coco no me derrumbé ni me eché las manos a la cabeza. Lo primero que pregunté fue: ¿vale, y ahora qué tengo que hacer?, porque esto va a seguir así. ¿Qué cambios tengo que hacer en mi vida? Porque tengo que seguir viviendo, pero, a poder ser, mejor. Habrá cosas que no pueda hacer, pero otras que sí, incluso mejor que otra gente. ¿Que me tengo que tomar estas pastillitas? Pues trae pacá que me las tomo. Ahora, que voy donde un médico y le quita hierro a mi asunto o me dice que es que no hago el esfuerzo o que le echo cuento: adiós muy buenas, tú no me sirves; a tu diagnóstico no le doy ningún valor y no tienes ningún poder sobre mi vida.

    Creo que el problema en sí no es que el médico tenga razón o no, sino como te dijo la psicóloga, la razón y el PODER sobre tu vida que tú le quieras dar. Recuerda que incluso un diagnóstico de deshaucio en un mes hay gente que se la toma con rabia o miedo y otros que se la toman como un alivio o se preparan para la muerte. Quien decide eres tú, no ellos. Pero tienes que aprender a decidir y a ser menos permeable a la realidad en frío, sin volverte una incrédula rematada, claro.

    Responder
    • Es tal cual. El poder se lo doy yo y hasta ahora se lo otorgaba enterito. Para mi su palabra siempre era ley. Ahora, gracias a esta experiencia, estoy aprendiendo a que su palabra es eso, su palabra y que yo me la puedo tomar como mejor me venga. Al final, no es más que su palabra.

      Responder

Escribir un comentario