personal

Estrés Navideño: real o impuesto?

No sé si a vosotros os pasará pero la semana de Navidad a mi me parece tremendamente estresante. Compras, cenas, compromisos, … Por no hablar de que en el trabajo parece que todo tiene que estar hecho antes del año que entra, porque tal vez, si no es así, habrá un cataclismo o algo parecido.

Por primera vez en muchos años, he podido coger días de vacaciones en el trabajo y encima, llego con los deberes más importantes hechos. Los regalos están comprados y la mayoría de las cartas navideñas enviadas (no todas). Por eso, por primera vez, veo que tengo la oportunidad de poder hacer eso que todos los años quiero hacer y jamás he podido cumplir. Quiero entrar en el 2016 relajada y con las cosas en orden.

Paradójicamente, para entrar en ese estado ideal, me he encontrado a mi misma haciendo un listado de tareas a cumplir.

  • Pasear mínimo media hora diaria
  • Hacer un armario cápsula. Si no sabéis lo que es, os invito a revisar éste.
  • Ponerme al día con Scandal
  • Terminar de pintar la habitación pequeña
  • Ir a la peluquería
  • Fotografiar un amanecer
  • Terminar de tejer el jersey que tengo a medio terminar
  • Envolver los regalos

Muy bien chata, así, añadiendo presión cuando no hay ninguna necesidad. ¿Pero qué bobada es ésta? ¿Acaso ese cataclismo también sucederá si no me corto el pelo antes del 2016?

Aunque parezca increíble, me he dado cuenta de todo esto según escribía este post. Conozco mi tendencia a imponerme tareas, pero en esta ocasión creía que estaba fantaseando con cosas que me hacían sentir bien. Sin darme cuenta, la fantasía agradable se ha transformado poco a poco en presión, ha sido muy sutil. He empezado a redactar mis planes y según lo escribía me ha parecido cada vez más y más absurdo. Por eso, me propongo una única tarea estos días, cambiar la frase “debo hacer X” por “me apetece hacer X?” y actuar en consecuencia. Veamos qué pasa.

 

Comentarios (8)

  • Yo soy horrible imponiéndome tareas y fustrándome por no cumplir mis listas… asi que no te puedo ayudar mucho.
    Pero la navidad no me estresa la verad, voy a comer y cenar a mesa puesta, no voy a la peluquería ni me arreglo más de lo normal… Lo mas estresante y lo es, es ir a ver a los reyes y al olentzero sola con dos niños pequeños… entre el gentío se me escurren y acabo de los nervios… A ver si este año consigo engañar a alguien para que me acompañe ; )

    Responder
    • Igual parece que mi peluquería es para estar monísima en navidades jajajajaja… Suele ser todo lo contrario más bien. Llevo unos tres meses diciendo “tengo que cortarme el pelo”. Y con el 2016 tan cerca, es como que me entra una presión añadida por hacer todas esas tareas atrasadas, como esa por ejemplo.
      Uf, el tema cabalgata es muy duro, me acuerdo cuando mis hermanos eran pequeños. Qué follón con tanto niño y “luchas” por conseguir los caramelos. Qué locura. ¿Lo del guiño va con indirecta? XD

      Responder
  • Bueno, bueno, me ha encantado este post. El estrés navideño es totalmente impuesto, así de claro. Pero también entiendo que le ocurra a mucha gente, porque tienen esa sensación de que hay que hacerlo todo bien y a tiempo porque sólo es una vez al año, jajaja, debe ser eso o no me lo explico. Me parece genial esa lista que has hecho con lo que quieres hacer en estos días de descanso (y gracias mil por recomendar el post del armario cápsula), sobre esto te diré que no me parece una lista que deba ser estresante, porque todo son cosas para ti, que te gustan y te apetece hacer. Así que ánimo con ellas 😛

    Responder
    • Ese es el matiz, que siendo una lista que a priori debería ser agradable, yo misma la he hecho estresante y no pude ser. A disfrutar toca!!

      Responder
  • Ayyyyyyyy sí, sí y sí. Ya deseo que pasen estos días. Estoy más que agobiada con todo. Este será el primer año de mi vida, desde que tengo uso de razón, que no habrá postales escritas de mi mano… Una pena, lo sé, pero no puedo, no llego. Y aunque no quieras estás obligada a las cenas, las comidas, los regalos, las famílias y… Estoy contigo, no nos pogamos más presión de la que ya nos llega. ¿cómo se hace eso? jijiii un besote y felices días!!!

    Responder
    • Yo tampoco lo sé, si lo averiguas, avisa!! jajajaja…

      Responder
  • El año pasado me puse 15 propósitos a cumplir en 2015, y algunos los he conseguido y otros no. Pero lo peor es que llegué a diciembre muy estresada y me ha pasado factura. Para 2016 voy a hacer como y hacer solo lo que me apetece. La salud es lo primero.
    Feliz navidad guapa!

    Responder
    • Muy bien hecho! A veces aprendemos a base de tortas, desde luego… Feliz Navidad y que lo disfrutes un montón! Un beso!!

      Responder

Escribir un comentario