escapadas planes

Una escapada a Isaba y la selva de Irati

Creo que las palabras tienen mucho poder y a veces, una frase puede crear un cambio. En una conversación aparentemente banal, pregunté: qué quieres para el año que viene? La contestación fue: aprovechar la vida e intentar no poner obstáculos mentales ante las posibilidades que se presenten.

Me encantó. Cuántas veces no he hecho algo por excusas varias. Por eso, una noche, cenando con unos amigos, se repitió una conversación por enésima vez. Esa en la que empezamos a fantasear sobre escapadas de fin de semana. Me acordé de aquella frase que tanto me gustó, agarré el portátil, busqué un apartamento y reservé. Punto. Teníamos una fecha para ir de fin de semana a Isaba.

Ha sido un fin de semana genial. De paseos, charlas, mucha comida y una inercia que ya no vamos a parar.

Cosas que me han gustado y me gustaría repetir si volvemos:

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Isaba - selva de Irati

Comentarios (14)

  • Esa zona es una auténtica maravilla :) :)
    Una recomendación para cuando repitáis: pasar a Zuberoa, el camino es una pasada 😉

    Responder
    • Apuntado queda para la próxima. Todos los caminos son de cuento y con las hojas caídas, era todo un espectáculo. Ya tengo ganas de volver snif snif…

      Responder
  • ¡Justo en el puente estuvimos por la zona! Y menuda pasada todo… nos encontramos un montón de paisajes ALUCINANTES. Totalmente de cuento 😀

    Responder
    • Verdad? Es de cuento y en esta época me parece aún más. Apuntad la venta de Juan Pito para la próxima vez que os acerquéis por allí. Es uno de esos sitios donde te sientas en la misma mesa con otras personas y la comida es espectacular. Creo que también ayuda hacer un poco de hambre con algún recorrido cercano. Tengo unas ganas de volver… Ains…

      Responder
  • He pasado allí mi niñez… aún recuerdo las migas de pastor y la trucha de Juan Pito… TENGO QUE VOLVER. Genial post, como siempre!
    P.D: la próxima nos lleváis!

    Responder
    • Trucha? No probamos la trucha!! Ya está, hay que volver. jajajaja… Sabes que no nos cuesta nada poner fecha 😉

      Responder
  • Precioso!! Conozco bien la zona y para mí estar ahí es un remanso de paz!! Gran destino para una escapada otoñal!!

    Responder
    • Totalmente, es cambiar de tercio y descansar automáticamente. Tenía muchas ganas de conocerlo en otoño, los colores de los árboles son increíbles en esta época.

      Responder
  • Que pasada de fotos guapa! Me encanta como lo transmites, paz, tranquilidad y ¡¡diversión!! eres la caña :* :* :*
    P.D. Ve planificando escapada por Jaén 😉

    Responder
    • Bueno bueno!! Yo quiero fotografiar todo Jaén y el pueblo también!! Aunque tardemos, iremos y cuando vengas, avisa :*

      Responder
  • Como necesito poder hacer eso…pero sola me da vértigo…he perdido esa valentía…y la soledad te ata a la rutina….

    Responder
    • Anímate y lánzate al vacío!! Salir de la zona de confort puede traer cosas estupendas 😉

      Responder
  • Esas fotos… <3
    Sobre todo las de la comida (llámame gordaka) y en la que sales con Javi que es muy divertida ^_^

    Responder
    • Qué mal lo pasó el pobre y cuánto me gusta verlo así de preocupado, llámame mala, pero tan mono jajajaja…
      Cómo nos gusta la comida y comer amiga. Cómo se nota dónde está mi ojo también XD

      Responder

Escribir un comentario