Fertilidad personal

Empieza una nueva etapa. A por la inseminación!

Hay cosas que escribo y reescribo una y otra vez, porque no sé si debo compartirlas, si me excedo,… Pero necesito ordenar mis pensamientos y escribirlos me ayuda a digerirlos. Llevo con esto unas dos semanas dando vueltas, lo he reescrito tantas veces que he perdido la cuenta, pero hoy me decido a publicarlo, tal cual está. Puede que mañana mi opinión cambie, pero hoy es así.

En mi última cita con la ginecóloga acordamos que si no quedaba embarazada para noviembre, hablaríamos. Este mes he decidido que para qué esperar un mes más y la semana pasada llegó el día de la conversación. Sabía de sobra que la conversación era sobre empezar el proceso de la inseminación, aunque ninguna de las dos lo habíamos pronunciado hasta entonces.

Todavía no estoy en la lista de espera, que para mi sorpresa es más corta de lo que creía en Donosti. Mi cuerpo está haciendo de las suyas y hay que prepararlo antes de empezar. Sorprendentemente, mi reacción a la inseminación y al tener que esperar más no ha sido la que yo misma esperaba.

No esperaba mi enfado, mi frustración y la tremenda sensación de fracaso que viví al tomar la decisión. Sentí que mi valía como mujer estaba en entredicho, yo la cuestionaba. Yo me vi menos que el resto, me vi deficitaria.

No sé por qué hablo en pasado, porque lo cierto es que a día de hoy, lo sigo sintiendo también. No de manera tan intensa como la semana pasada, pero no puedo negar que mis entrañas están defraudadas.

Hablaba con una amiga de lo duras que podemos llegar a ser las mujeres con nosotras mismas. Nos han inculcado un modelo de súper mujer que es tremendamente dañino. Tanto que puedo sentirme decepcionada por algo que no está ni en mis manos.  Qué locura! Para mi es una tarea titánica asumir que en este momento, hoy, no puedo con mi nueva circunstancia. Pero voy a hacer el esfuerzo de plantarme. Mañana o cuando pueda, ya me levantaré (sin duda lo haré), pero hoy no.

Comentarios (17)

  • Mi niña… ayyyyyy cómo entiendo lo que cuentas… ayyyyyyy Tus entrañas dejarán de estar defraudadas, estoy segura, porque lo hemos dicho muchas veces: la vida no nos lo pone fácil, pero hay que ir lidiando con lo que llega. ¡Y tú eres una luchadora! Relaja tu cuerpo, tu mente y tu corazoncito. Todo fluirá y como ya sabemos, será lo que tenga que ser. No te fustigues!!!! Por faaaa!!! Un besote, estamos ahí, lo sabes.

    Responder
    • Lo sé Esther y tanto que sé que estás ^^Voy procesando, poco a poco.

      Responder
  • Asumo que quieres vivir la experiencia del embarazo, y de tener un hijo propio, porque si no bien podrías adoptar. El embarazo puede ser una experiencia agradable, provechosa, según una se lo tome. La decepción de por no conseguirlo también puede ser provechosa según una se lo tome. Y, por supuesto, tener un hijo puede ser agradable y provechoso según una se lo tome. En el fondo vives según tu estado de conciencia, y deseas o te frustras según tus expectativas, que siempre son simples ideas.

    Responder
    • Por suerte, el tema de la adopción ha estado muy presente en mi vida, porque tengo una amiga que trabaja en el proceso y durante años hemos hablado de ello. Por ella, soy muy consciente de que en este preciso momento yo no soy una buena candidata para adoptar. Ahora mismo, ese niño o niña sería un sustituto, un plan B y sé de sobra que ese no es el estado ideal para adoptar. El que venga se merece mi 100% y en este momento no lo podría tener. Más adelante, tal vez. Hoy por hoy, no.
      Hay algo muy animal en todo esto que estoy viviendo y que para nada esperaba antes de empezar el proceso. Hasta ahora, pensaba que era una persona pragmática y extremadamente lógica, pero es evidente que esta etapa ha sacado mi parte más irracional y sólo puedo aceptar los sentimientos que vienen.

      Responder
  • ¿Qué te voy a decir? ¿Que no merece la pena cabrearse? Pues no. El momento en el que te enfrentas a una imposibilidad es un momento de duelo que se debe hacer y no hay más salida. Sea que necesitas ayuda para tener un hijo, sea que la necesites para andar. Al fin y al cabo es la constatación de una dificultad y nadie quiere ver en sí mismo una dificultad o un comportamiento “antinatural” del propio cuerpo. Pero el tiempo pasa y aprendes a vivir con la nueva realidad de lo que eres y a buscar los elementos que te llenan teniendo en cuenta las nuevas circunstancias. Poco a poco aprenderás a verte de manera diferente y a asumir que tú y tu vida sois así, igual de válidas que si fuérais de otra manera. Lo que pasa es que necesitas tiempo para admitir esa realidad como única y tienes que construir un nuevo pensamiento para que las viejas ideas que chocan con la nueva realidad no duelan y, por consiguiente, causen cabreo.
    No sé si me explico. Yo me entiendo, otra cosa es que me entiendan.

    Responder
    • Regi, siempre me entiendes a la perfección y lo que me dices tiene muchísimo sentido para mi. Lo he leído y he pensando: ostras, es verdad! Muchísimas gracias, en serio. Iré haciéndome a la idea poco a poco.

      Responder
  • Ay, Amaia, ¿qué decirte? Precisamente toda tu lucha de estos años demuestra que tienes mucha valía, muchísima. Tómate el tiempo que necesites, eres toda una campeona y estoy segura de que te levantarás.
    Muchísimo ánimo y toda la suerte del mundo en esta nueva etapa!!!
    Si necesitas lo que sea, ya sabes, ????

    Responder
    • Y tanto que lo sé. Mila mila esker Orre. Poco a poco, paso a paso.

      Responder
  • Por lo que te conozco, me da que eres una perfeccionista :) Te gustaría que todo hubiera salido según tus planes, pero las circunstancias y dificultades que aparecen en la vida son las que la hacen única y diferente de las de las demás. Cuando hayan pasado los años, seguro que te darás cuenta de que tu “proceso” no podría haber sido de otro modo, porque es el tuyo. ¡Ánimo! Le vas a dar la vuelta, seguro :)

    Responder
    • Es tal cual, mi perfeccionismo me está jugando una mala pasada en estos momentos. Muchas veces ha sido algo positivo, pero hay momentos incontrolables que de nada vale. Pero bueno, admitir que en estos momentos no puedo, es todo un paso para mi también.

      Responder
  • Animo!!!
    Yo tengo cerca mujeres maravillosas, Mujeres con mayúsculas que ya son madres y pasaron por eso…
    Y aunque nunca me lo había planteado entiendo totalmente tu enfado y fustración porque si me hubiera tocado a mí creo que hubiera sido como tú… Pero es injusto !
    Y las mujeres que ni se plantean ser madres… son menos mujeres ???? Hay muchas mujeres y muchas madres, todas maravillosas.
    Un abrazo y seguro que todo va bien.

    Responder
    • Lo cierto es que yo fui la primera sorprendida por mi reacción. Tienes razón, mi cabecita pensante sabe que tienes razón, pero creo que Regina un poco más arriba lo explica casi mejor que yo. Es como si te cortan una pierna de golpe. No eres menos, pero te tienes que acostumbrar a esa nueva situación que antes ni te planteabas. Hay que asumirlo y volver a aceptarse. Poco a poco, día a día estoy mejor, me voy haciendo a la idea.
      Muxu!!

      Responder
  • ¿Qué decirte que no te haya dicho ya? Tú misma lo dices en tu último párrafo: “sentirte decepcionada por algo que no está en tus manos” Es una puñetera jodienda, ¡pero es así! Como dice Esther será lo que tenga que ser.
    ¡Por supuesto que te levantarás! (sea lo que sea que tenga que ser…) y ¡por supuesto que saldrás adelante! (sea lo que sea que tenga que ser…) Eres muchas cosas pero no de las que se rinden y se abandonana. Tendrás días mejores y días peores, como todos, pero sabrás gestionarlos y vivir la vida con intensidad, como haces siempre.
    Un abrazote fuerte, y si lo necesitas en tus carnes de verdad verdadera ya sabes que me personifico en la puerta de tu casa ipsofácticamente, que Antonio ya se sabe el camino 😉 (Muaka Paka preciosa)

    Responder
    • Mira que eres riquiña tú.
      No sé yo si Antonio tiene ese conocimiento XD Pero sé que tú sí.
      Voy mejor, de verdad que sí. Necesitaba tiempo para ir haciéndome a la idea. No esperaba reaccionar así y tengo que aceptar un poco todo, mi reacción, las nuevas sensaciones, el nuevo planteamiento,… Pero en ello estoy y nada que ver a la semana pasada 😉

      Responder
  • Sentirte deficitaria?? Nooo por favor!! Estoy viviendo una historia similar a la tuya… Pero aunq me hayan preguntado si me siento culpable o menos mujer… Nunca lo he sentido… Porque aunque sea tb muy perfeccionista no esta en nuestra mano!! Se nos escapa de nuestro control!
    Por lo que veo , tu empeño no cesa y eso me gusta! Eso es realmente Lo q t convierte en superwoman… No que todo salga bien a la primera…

    Nos esta tocando escribir una historia larga y tediosa para conseguir nuestro sueño… Pero como decian por ahi arriba…. Es nuestra historia… Es tu historia… Y necesitas mas tinta q en otras mujeres… Pero esas vivencias te haran fuerte… Mas aun!
    Animo! Dias malos los habra… Pero siempre adelante!!
    ( valeee es facil decirlo pero…. Me aplicare el cuento para cuando me toque…. Ahora de momento me toca esperar…. Descanso de cuerpo y mente)

    Responder
    • Yo la verdad es que no pensaba ni de lejos que reaccionaría así. Te estoy hablando de hace un mes. Me parecía que llegado este punto, sería un alivio porque tendría la ayuda. Mi reacción es a mi a la que más ha sorprendido. Pero bueno, así es el mundo de las emociones, supongo.
      Me ha gustado lo de que nuestra historia tiene más tinta, qué bonito! Intentaré acordarme de eso en los momentos complicados.
      Si flaqueas, avisa para recordártelo 😉

      Responder
  • ¿Has leído “Yerma”, de Lorca? 😉

    Responder

Escribir un comentario