personal

El mejor regalo de cumpleaños que he hecho jamás

Esta semana este guapetón ha cambiado de década. La ocasión merecía algo especial, pero la verdad es que hasta el último minuto estuve muy bloqueada. Él quería juntar a todos los amigos, familia, … en una súper fiesta. Pero entre los que estaban de vacaciones, el trabajo, la dificultad de encontrar un espacio cómodo para todos, … Al final no pudo ser.

Justo un día antes del día D, se me ocurrió una pequeña locura que ha resultado una maravillosa locura.

Una vez más, he tenido la eterna pregunta: lo comparto o no? Esta vez lo compartiré a medias.

Pedí a amigos, familia, compañeros de trabajo,… que me enviasen un vídeo felicitándolo. Unos pocos segundos con el móvil, nada más. La respuesta fue sobrecojedora. En 12 horas, o menos, tenía un montón de vídeos.

Digo que lo compartiré a medias, porque el vídeo final no lo voy a compartir. Cada uno tenemos un umbral de pudor diferente y sé que muchos de los participantes no se sentirían nada cómodos haciéndolo público.  Pero sí que quiero compartir la idea, porque ha sido uno de los mejores regalos que he hecho jamás y para nada complicado.

Según me fueron llegando los vídeos, los fui montando uno detrás de otro. Yo lo hice con el programa de edición de vídeo Premiere, pero esto se puede hacer con programas de edición mucho más sencillos. Los Mac tienen el IMovie, una aplicación muy sencilla de aprender en no demasiado tiempo. No conozco tanto aplicaciones para Windowns, pero seguro que habrá.

Los participantes me dieron la idea de grabarlo a él mientras veía el resultado final. Preparé el trípode, la cámara y en cuanto llegó a casa, lo senté en el sofá, le planté mi portátil y play.

Sus caras, su emoción, sus carcajadas, fueron impagables. Pero tan o más especial fue para mi ver la respuesta de todos a los que les pedí el favor. Yo sé que es una persona especial, pero para tener una respuesta así, está clarísimo que lo es también para muchas otras personas.

Sin duda, el éxito del vídeo fue la libertad con la que todos hicieron sus vídeos. Cada uno con su personalidad, cada cual a su manera. Graciosos, emotivos, originales, cariñosos,… 18 minutazos que pasan en un suspiro, por increíble que parezca.

Compartí este vídeo final con todos los que participaron en él, así pudieron vivir de primera mano su reacción, incluso a muchos kilómetros de distancia.

Creo que jamás, en ningún cumpleaños antes se ha sentido tan acompañado y arropado como en este. Y creo también, que los participantes disfrutaron y se sintieron muy partícipes (valga la redundancia) en ese día.

Mil millones de gracias a todos los que me han ayudado a hacer esto. Qué suerte estar tan tan bien rodeados. Saberlo lo sabíamos, pero verlo así, bien agrupaditos, pone los pelos de punta.

Comentarios (4)

  • Que bonito, todo, me has emocionado… una vez más!

    Responder
  • Vale, FLIPO con este súper regalo :DDDDDD

    ¡Qué bonit por favor! ¿No lloraste mientras le veías? Porque vamos, cuántas emociones…

    Responder
    • Gracias!! Montándolo lloré varias veces, así que para cuando lo vió él, ya no me quedaban lágrimas jajajaja…

      Responder

Escribir un comentario