tren2
personal

Mis rutinas de viaje en el tren a casa

Cada dos semanas aproximadamente viajo de Madrid a San Sebastián (y vuelta) en tren. Tras más de medio año, ya hay algunos aspectos del viaje que me resultan tan familiares, que me hacen sentir en casa sin estarlo.

Esperar al metro en Plaza de España mirando a las personas que esperan en el otro andén. Me gusta imaginar qué estarán pensando, dónde irán.

Dentro del metro, comprobar que no hay un sólo tacón. Es algo que siempre me hace gracia. Los tacones no son para las ciudades.

Llegar a Chamartin, oler el característico olor del tren, abrir el ordenador y comprobar si el enchufe está debajo o al lado del asiento. La segunda opción es como ganar una batalla, porque no tendré que descoyuntarme para enchufarlo. Bien!

La mayoría de las veces cojo el tren de la tarde y siempre disfruto viendo el atardecer con sus mil colores.

 

Normalmente, si tengo a alguien sentado a mi lado, se suele bajar antes que yo. Ese momento que veo que se prepara para bajar es un gustazo, y más si me quedan más de 3 horas de viaje por delante. Es el momento de ponerme cómoda y hacerme con los dos asientos. Mi pequeño segundo triunfo del día (dependiendo de la ubicación del enchufe, claro).

Yo misma me sorprendo de lo fácil que me he acostumbrado a esas cinco horas y media en el tren. En enero me parecían eternas, y ahora con dos películas y un capítulo de una serie, casi ni me entero. Eso sí, en la vida he visto tantas películas. Se aceptan sugerencias cinéfilas.

 

 

 

Comentarios (10)

  • Yo tuve que viajar una temporadita a Madrid por trabajo y lo hacía en tren. Un poco menos de tiempo e ida y vuelta, normalmente en el día. Yo leía mucho. Y también hacía punto…eso sí mi compañero de curro flipaba…llevaba más cosas para el viaje que para las reuniones de trabaja 😉

    Responder
    • Yo intenté tejer una vez y mis cervicales me dijeron: chata, más vale que hagas otra cosa, porque no vamos a colaborar, que lo sepas. XD

      Responder
  • A mi me encanta el tren, así que me he sentido súper identificada con lo que has dicho de las horas que pasas en él :)

    Me ha gustado mucho este post es muy "tu".

    Responder
  • Viajar en tren me encanta.Tienes un montón de tiempo libre para dedicar a lo que quieras, y de seguido lo que normalmente no es muy común. Además como que se respira calma y afloran siempre un montón de ideas y pensamientos guay. Me ha encantado el paseo fotográfico.!!! Me ha trasportado un poco a esa sensación.

    Responder
    • Muchas gracias!! Sacar fotos es otra de las cosas que hago mientras viajo. Aunque muchas veces la vergüenza me puede. Ese "clack" de la cámara me pone roja como un tomate, menuda tontería, verdad?

      Responder
  • Que post más bonito nena… Las rutinas son lo que nos hacen ser más nosotras mismas, sobre todo el analizarlas, nos hace ver cómo vivimos cada instante con una intensidad que tal vez en el momento vivido no nos damos cuenta… Me ha encantado tu post, mucho mucho mucho. Un besote ( y un mail prontito, que no tengo perdón!)

    Responder
    • Muchas gracias preciosa! La vida son dos días, y hay que disfrutarlos a cada minuto, verdad?
      Yo también te lo debo, iiiii!!!! Soy un desastre!! Y te prometo que me acuerdo todos los días, de verdad!

      Responder
  • Me ha encantado el post. Mi transporte favorito es el tren. Me encanta.
    Igual la has visto, pero por si acaso, como aceptas sugerencias, pues… FARGO puede ser una buena opción para ver en tus viajes desde Madrid.

    Responder
    • Ostras! Mil gracias!! Es la típica película que no he visto, que siempre he querido ver y no sé por qué, se me olvida verla. Me voy a hacer con ella ahora mismo para el próximo viaje.

      Responder

Escribir un comentario