IMG_7208
planes viajes

Lisboa, Grecia y Malta mis tres amores no humanos

Últimamente no hago más que soñar con viajar. Tengo unas ganas locas de salir, conocer nuevos lugares, de no saber qué deparará el día, comer comida diferente,… Incluso anhelo esas horas de preparación, los días previos y los nervios que siempre siento de pura excitación. Todas esas cosas maravillosas que rodean los viajes de placer.

Viajando, he aprendido que también puede haber enamoramiento de lugares, no solo de personas. Yo estoy perdidamente enamorada de tres lugares en particular y los recuerdo con mucha nostalgia. Volvería a ellos una y otra vez, sin pensármelo un solo minuto.

Lisboa
El primero en la lista sin duda. Es una ciudad muy atípica, porque en Lisboa el tiempo pasa lento, justo lo contrario a mi idea de una capital de país. Ese aire decadente, los mercados callejeros, los miradores, el bacalao, … Todo es maravilloso en Lisboa. Tal es mi pasión, que sigo un blog, A Placee for twiggs, de una fotógrafa lisboeta solo por las fotos que muestra de la ciudad. Ella muestra la visión que tengo en mi mente de la ciudad a la perfección, cuando sueño con Lisboa, la sueño justo así.  Últimamente está viajando mucho y pone muchas fotos de sus otros trabajos también (preciosas todas), pero no me importa, cuando llega esa visión de Lisboa, siempre me hace soñar.

 

Grecia
Siempre fue mi sueño conocer Grecia y cuando cumplí mi sueño, lo superó con creces. En ese viaje aprendí que existen muchísimas Grecias, muy distintas todas ellas, y a mi me quedan muchas por conocer.
La parte que yo descubrí fue el Peloponeso. Partimos desde Atenas, y aunque todo el mundo diga que no vale mucho, que no hay gran cosa en Atenas, por favor! Mirar a lo lejos y ver el Parthenon, eso es nada? La cuna de la civilización, el hogar de los dioses griegos, … Sonreía a todas horas al mirarlo, y en algún momento volveré a visitarlo, necesito hacerlo.
El Peloponeso no es la Grecia de las casitas blancas con los tejados abovedados. Es más el del olor a olivo, a aceite de oliva más exactamente. Es el de los yogures en cuencos enormes, el del pulpo colgado, el de las pequeñas calas escondidas, el de Olimpia, y sobre todas las cosas, el del Epidauro (pura magia).
Yo lo visité en Septiembre, y creo que es la mejor fecha, porque es muy fácil imaginar cómo se debe abarrotar cada pequeño pueblito con la llegada de los cruceros en pleno verano.

Malta
A los 20 años, tuve un momento catártico. En cuestión de dos semanas rompí con mi primer novio, en aquel momento pensaba que era el amor de mi vida (qué ilusa), me quitaron el aparato de los dientes y el día de mi cumpleaños aterricé en Malta para quedarme allí durante un mes.
Cómo no me iba a impactar aquel lugar? Compartí piso con tres alemanas y una italiana, y sin duda, fue uno de los mejores veranos de mi vida.
Es una islita muy pequeña, pintoresca, con una población muy amable y abierta, siempre dispuestos a interactuar. En la ciudad fortificada de Mdina probé la mejor tarta de chocolate que he probado jamás, nadé en las aguas transparentes de Comino y me sentí muy libre moviéndome por la isla en sus autobuses coloridos.
Creo que ya se ve un poco la línea de lugares que hacen que me enamore, porque Malta también tiene mucho encanto decadente.

No sé si algún día volveré a las tres, a una, … pero sin duda lo intentaré. Aunque como dice una amiga: es tan grande el mundo, y tiene tantas cosas que ver, que cómo vas a repetir? También es verdad. El eterno dilema.

Comentarios (10)

  • Pues nosotros repetimos. Este verano tenemos pensado ir a Roma. Yo ya he ido, pero Jordi no. Fui hace 6 años como profe y con alumnos, 3 días, nada. Y me quedé enamorada. Ya había visitado Florencia, Pisa, Verona, Milán… pero Roma, Jordi tiene que verlo! Desde que estamos juntos hemos hecho viajes intensos de 8 días a 3 capitales importantes: París, Londres y Berlín. Este año toca Roma, no me importa repetir, él se lo merece. Además haremos un viaje relámpago a Londres de nuevo.

    Entiendo lo que dices, cuando descubres lugares lejos y tan diferentes al tuyo se crea un vínculo raro, un amor estraño por lo nuevo conocido. Te queda una sensación de añoranza rara cuando te vas. Tus tres idilios me encantan, no he visitado ninguno de ellos, pero me tientan los tres y si… el mundo es tan inmenso y tan intenso… ¡Y yo repito!

    Responder
    • Esther, vas a conocer otra Roma, totalmente distinta seguro. Porque aunque Roma sea maravillosa siempre, pero entre ir con una banda (con cariño), o con tu chico, no hay color. Una cena en el Trastevere, paseos al anochecer, … Se me están poniendo los dientes largos de imaginármelo.

      Responder
  • Mi recuerdo de Lisboa está como en una máquina del tiempo. Fui con mi madre, un viaje rápido, y realmente me transportó a un tiempo pasado….esa fue la sensación que me quedó. Pero siempre he dicho que tengo que volver para seguir perdiéndome por sus calles.
    Grecia, en mi lista, desde hace tiempo….he mirado mil viajes, mil formas y todavía no he ido…septiembre…me recuerda a Croacia a finales de agosto, para nosotros (cuando Croacia no es el croacia de ahora…) Es un viaje que no repetiré. Aquella magia no se puede repetir…jajajaja.
    Malta….la hermana de una amiga ha ido varias veces sola a desconectar un semanita….desconectar en malta…no sé que les cuenta, pero no me lo creo.
    Mi lista se tiende a ir para el norte…cabo norte, ese sería el límite, el círculo polar…buscar siempre el norte no?
    Escaparos un finde desde Madrid a Lisboa, fijo que hay muchas opciones. Mira el theindependiente.pt y escápate

    Responder
    • Es verdad! Justo! Lisboa es un viaje al pasado, donde el tiempo corre a otra velocidad.
      Yo siempre he tenido el sueño de ir a Laponia. Aunque creo que mis viajes soñados siempre cambian dependiendo de la estación, porque en invierno sueño con Laponia, Nueva York, … Y en verano con Grecia, Marruecos, … Se ve que soy una chica estacional XD

      Responder
  • Yo he estado en Grecia un par de veces, siempre a finales de mayo. Es un auténtico espectáculo.

    Responder
  • Solo conozco Lisboa (y de paso…) la verdad es que no son destinos muy lejanos, ni caros. Pero como decías en el post, ¡¡hay tannnntos!! Espero algún día poder conocer Lisboa más a fondo y los otros dos. Todos a sumar a mi larga lista claro, que una es muy caprichosita… :)

    Por cierto Amaia, bonito aire que le has dado al blog. Besooooo

    Responder
    • Como soñar es gratis, verdad? Soñemos, que así también se viaja 😉
      Un día me lié con el blog, cambié una cosita, luego otra, .. Y al final, ya ves.

      Responder
  • A mi me llama especialmente Lisboa (porque Grecia lo tengo en mi lista de "viajes soñados", de esos de cuento). Hace unos años vi un documental sobre la ciudad y me quedé enamorada, precisamente por ese aire decadente y tranquilo donde el tiempo pasa lentamente, ¡fue lo que más me fascinó! Este verano estoy preparando un viaje y si al acompañante le parece bien, nos dejaremos caer por tierras portuguesas 😀

    Responder
    • No te arrepentirás seguro, y prepárate para querer volver una y otra vez. Ya te daré un par de direcciones obligadas para comer, pasear, … Tanto me gusta a mi, que es probablemente la única ciudad del mundo en la que me quedaría a vivir sin dudarlo.

      Responder

Escribir un comentario