ubudHangingGarden2
planes viajes

Ubud Hanging Gardens – Bali

Con el frío que hace, me ha entrado morriña de los días de calor pasados en nuestra luna de miel en Bali. Recordando, recordando, me he dado cuenta que no compartí ningunos de esos días por aquí (o eso creo).

Antes de ir revisé mil y un foros de viajeros, sugerencias de hoteles, villas, pensiones, … Decidimos no gastar demasiado en alojamiento durante casi todo el viaje, y pegarnos el gustazo de un hotel increíble los últimos días del viaje. La elección estaba clara, tenía que ser Ubud Hanging Gardens.

Este hotel de la cadena Orient-Express combina el lujo asiático con las tradiciones más autóctonas. Situado en una ladera del río Ayung, sus 38 villas (no habitaciones) caen en escalera, integrados en la frondosa vegetación.

Una de las imágenes más icónicas de este hotel son sus dos piscinas principales en forma de arrozal.

Cada villa tiene su propia piscina desbordante y climatizada. A pesar de no ser época de lluvias, nos tocó un día de tormenta que también pudimos disfrutar bien calentitos dentro de nuestra piscina.

Creo que una de las cosas que más echo de menos son esos despertares con la selva a nuestros pies y la piscina subrayándola. La habitación es eso, una villa. Inmensa, preciosa, con una terraza en la que pasamos horas.

El hotel tiene mil recobecos y detalles. Para ir a las villas, hay un funicular en lugar de ascensor. En una de las cafeterías se ofrece café o té con pastas locales todas las tardes. Y al anochecer, toda la colina se llena de velas y antorchas que los trabajadores del hotel se dedican a encender una a una.

El hotel ofrece muchas actividades y experiencias. Dentro del paquete de luna de miel, disfrutamos de un masaje balinés y un picnic a la orilla del río Ayung.

Mis fotografías no son las mejores del mundo, pero sólo con hacer una búsqueda rápida en Pinterest, os aparecerán mil imágenes que representan este paraíso. Ojalá hubiera sacado más. Siempre nos quedará la esperanza de volver algún día.

Comentarios (8)

  • Qué pasada, ¿no? La foto de las piscinas me chifla!!
    Pues no serán las mejores fotos del mundo pero te aseguro que despiertan las ganas de ir a conocer este lugar!!!
    Qué envidiaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!

    Responder
    • Es una pasada, y lo mejor es que las fotos no le hacen justicia. Me he dejado en el tintero la habitación, los monos que pasan a visitar, las flores en todas partes, …

      Responder
  • Que pasada de sitio…sueño con una piscina así…pero creo que mi patio no es tan…no sé como decirlo…
    Y tengo que casarme pa ir pa allá….jajajajaja….

    Responder
  • Hacia mucho que no pasaba por aquí y cuantas cosas me he perdido!
    En ese hotel parece que se para el tiempo, que gustazo!
    Los muñecos de ganchillo me han encantado, si aprendes el bordado que comentas, nos lo enseñaras ???
    que bonita la playa de Hendaia a primera hora, yo lo hice este verano que estuvimos cinco días alli, pero en agosto está más concurrida aunque sean las 9 de la mañana….
    un abrazo!

    Responder
    • Muchas gracias por volver a pasar!!! Sí han pasado sí, y parece que pasarán muchas más. Yo no te pierdo la pista 😉

      Responder
  • Madre, madre, madreee… ¡¡quiero ir YA!! Son unas fotos preciosas digas lo que digas. Y más que suficientes como para que una esté deseando conocer Bali y todos sus misteriosos rincones ^^

    Responder
    • Te prometo que ni se acerca a la realidad. Es una isla muy recomendable y fácil para turistas. No hace falta ser un gran aventurero, pero sí hay un choque cultural muy interesante.

      Responder

Escribir un comentario