aborto embarazo personal

Frases que no se deberían decir a una mujer recién abortada

Llevo muchísimo tiempo queriendo escribir esto, pero no es sencillo desnudar el alma. De todas formas, me parece necesario hacerlo, me siendo en deuda con aquellos blogs que yo leí en su momento y me ayudaron, aunque sea un poco.

El 7 de diciembre tuve un aborto poco frecuente. A los 4 meses de embarazo, empecé a tener contracciones y rompí aguas. Mara se llamaba nuestra niña (ya sabíamos que era niña), y la vida quiso que la perdiese la misma semana que empecé a sentirla dentro de mi. Era una niña perfectamente sana, que no pudo sobrevivir, aunque luchó hasta el último minuto. Esta foto me la sacó Javi justo la semana antes.

Esta experiencia ha tenido consecuencias positivas y negativas, creo que no a partes iguales. Sin duda ha habido mucho más positivo que negativo, a pesar de lo duro de la situación. Pero sobre todo, me ha hecho ver el aborto y la mujer abortada desde otro punto de vista completamente distinto.

He podido comprobar que existen varias frases hechas que casi todas las que hemos pasado por esto escuchamos incansablemente, y nos duelen, aunque no digamos nada. No son frases con mala intención, son frases comunes que se dicen desde el desconocimiento. Me gustaría enumerarlas, porque la única manera de hacer que las cosas cambien es hablando de ellas.

– De cuánto estabas?
– De 4 meses.
– Ah, bueno.
No perdona. El dolor no es una regla de 3 que se pueda medir. Tu “Ah, bueno”, me hace sentir que mi dolor no debería ser tan grande como el que está siendo. No lo banalices, por favor.

No te preocupes, eres joven, ya tendrás más.
A nadie se le ocurre decirle a una viuda: no te preocupes, eres joven, ya encontrarás otro marido. Otro hijo o hija no va a sustituir el que acabo de perder. Es una pérdida que la llevaré el resto de mi vida, independientemente de lo que pase en el futuro.

Tengo una amiga que tuvo dos (tres, cuatro,… he oído de todo) abortos, y luego tuvo un niño monísimo.
El dolor que estoy sintiendo es tan grande, que pensar que esto mismo se pueda repetir una sola vez más es insoportable. Por favor, por mucho que tus amigas, hermanas, primas, luego tuvieran un equipo de fútbol monísimo, no me lo cuentes. No me hace bien, y además, me importa un pimiento.

Lo importante es que te relajes, en cuanto no pienses en ello, verás cómo te vuelves a quedar.
Tomo ácido fólico todos los días. Mi cuerpo está como una bomba llena de hormonas por las consecuencias del parto. Me preguntan el día de próxima regla la matrona, la ginecóloga, la osteopata, … Y además todos los de mi alrededor están teniendo niños y se están quedando embarazados, como si fuera una pastilla que todos tienen y alguien se ha olvidado dármela a mi. Bien, ahora dime en qué momento del mes me olvido del tema. Me hago mulata también?

Perdonad el sarcasmo en algunos puntos, pero obviamente, son cosas que en algún momento que otro me han tocado la fibra.

Qué difícil es darle al botón de “publicar”. Pero va por las horas y horas de conversación que he tenido alrededor de este tema con amigas y conocidas varias que opinan como yo, y en el momento no pudieron decir nada.

Comentarios (34)

  • uffff no sabes cómo te entiendo…
    la de "eres joven" no falla, alguien te la dice fijo fijo
    Lo de relájate, no pienses en ello… otra q tampoco falla…

    Es un momento muy duro q yo creo q no se olvida nunca. Con el tiempo va doliendo menos, poco a poco, pero es algo q marca. Queda ahí.

    Mucho ánimo.
    Un besazo

    Responder
    • Es verdad, algunas no fallan, y se escuchan una y otra vez. Muchas veces un silencio vale más que cualquier palabra.
      Sin duda poco a poco el dolor se convierte en un recuerdo incluso entrañable. Algo que formó parte de nuestras vidas, y tuvimos la suerte de vivirlo también. Porque de todo se aprende.
      Muchas gracias por el abrazo, otro gordo para ti también.

      Responder
  • Buah, Amaia, menudo post. Te agradezco que compartas todo esto, sé lo difícil que resulta exponerse de esta manera en el blog… Pero también tengo claro que sirve, nos sirve a quienes leemos tu experiencia y aprendemos de ella, de tus palabras, tu generosidad y tu cabreo. Un abrazo muy fuerte, guapa

    maría

    Responder
    • Muchas gracias María. Me ha costado un web… Pero he creído que debía. Son cosas que se hablan en la intimidad, pero nunca hacia fuera, y así nunca pueden cambiar.
      Otro abrazo enorme para ti también

      Responder
  • Amaia, ustet eztetela inoiz idatzi blogian, baño gaur bai hauxe esateko: animo ta aurrea!!
    Ta pila bat pozte naiz azkenian barrukoa askatu dezulako. Ta bide batez, zuk hau kontatu ta irakurliok zeoze gehio ikasi deulako hurrengo bateako…

    Besarkada haunnnndi bat

    Arantxa (arantxita esanda igual hobeto ezautuko nazu? jeje )

    Responder
    • Arantxakin ere ezautzen zaitut txotxola! jajajaja… Intentzioa hoi zan, ez bada hitzeiten errexa da hanka sartzea. Holakok entzunakoan ez zaude indarrez ezer erantzuteko, ta oain, gai naizenean, egin behar nuela uste nuen.
      Mila esker idazteagatik!

      Responder
  • Muy bien hecho, Amaia :) Hablar de ello quizá no minimiza el sufrimiento, pero lo normaliza. Cada persona tiene su manera de llevar el dolor y ninguna otra tiene el derecho de ponerle intensidad. La gente tiene la virtud de preguntar lo que no debe pero, como tú bien has dicho, no lo suelen hacer a mala voluntad.

    Lo importante es que vayas aceptando lo que pasó y nunca plantear lo que pasará, sino seguir viviendo TU vida, que para eso es tuya. La de los demás es eso, de ellos. Lo que te suceda con tu cuerpo es problema tuyo (y de Javi, en este caso). Nadie tiene derecho a quitar importancia a tu dolor porque a más gente le ha pasado lo mismo. Sólo tú lo estás viviendo ahora y lo viviste en su momento.

    Sabes que no soy buena dando ánimos, pero espero que todo suceda de la manera en que deseáis y que todo esto que estás haciendo mejore tu vida de la mera que sea.

    :) Regina.

    Responder
    • Mil gracias Regi, yo creo que das ánimos estupendamente. Suscribo todo lo que dices, y por suerte, si he escrito esto, es porque ya estoy en otro punto, uno desde el que sí puedo escribir y decirlo sin la intensidad inicial del dolor. Aunque la ausencia siempre exista.

      Responder
  • Egia borobila!!!!! Cuantas veces y cuantos de esos comentarios absurdos he oido…a mucha gente un tapòn en la boca!!! y si unes de los màas fuertes…el morbo de la gente no tiene limite, tipo le habeis hecho funeral?està enterrada? se ve que tenia que ser grande porque todavia estàs gordita (despues de una muerte prematura practicamente durante el parto…).
    Animo, animo eta animo, esan dezun bezela, denborarekin min gutxiago ematen du, baina malkotxo bat beti dago egon beharko lukenarentzako <3 <3 <3 <3 <3 <3 <3. Muxu potolo potolo bat. Oihana

    Responder
    • Uste dut askotan urduritasunagatik esaten diren hanka sartzeak direla, nahiz eta hanka sartze potoloak izan, eta ikaragarri mingarriak. Horregatik indarra eukitzean argi esan behar da horrelako komentarioak ez direla egokiak, Bestela ez dutelako inoiz jakingo, eta esaten jarraituko dituztelako.
      Zenbat arrazoi duzun, beti dago malkotxo bat joan den hori bihotzean dugulako.
      Muxu ta besarkada potoloa.

      Responder
  • Gracias por compartir lo que sientes y mucho ánimo, Amaia.

    Responder
    • Gracias Carlos. Estoy bien, de verdad, ahora ya sí. Por eso he podido hacerlo ahora. Gracias por el apoyo.

      Responder
  • Animo Amaia, yo he pasado dos veces por ello y comparto tus sentimientos. La pérdida nunca se olvida pero va el dolor se va pasando…
    Gora bihotzak!!!!!!!

    Responder
  • Un post increíble!sin palabras!besos y feliz día!

    Responder
  • Desde el momento de la fecundacion es vida, una vida que se pierde. Solo te digo que fuerza!!! ojala nadie pase por eso. He estado una vez contigo y me pareces encantadora. No tengo palabras para mas. Un abrazo y besitos para ti y Javi.

    Responder
    • Muchas gracias Nere! Estoy bien, estamos bien, de verdad. Aunque la ausencia permanecerá el resto de nuestras vidas.
      Otro abrazo enorme y muxu gordo para ti y también para la txiki. (me sigue encantando su nombre 😉 )

      Responder
  • Gracias por tu post, tu fuerza y tu sonrisa permanente, neska!! Es una lección para muchas de nosotras, o al menos para mí!!

    Responder
  • Lo cierto es que nunca te puedes poner en la piel de alguien, imaginarte su dolor, si no has pasado por ello. ¡Me gusta este post, Amaia! Mucho ánimo.

    Responder
    • Muchas gracias Iria! Ya estoy bien, muy bien. Por eso me he animado a escribirlo. Tienes razón, nadie se puede poner en tu piel. Por eso es tan importante que hablemos, para aclarar cosas, sino nadie puede adivinar nuestros pensamientos y sentimientos.

      Responder
  • Animo eta aurrera Amaia!
    Zorionak por el post. ¡Muy bien dicho!
    Algunos no tienen otra cosa que hacer que dar consejos gratuitos sobre temas de los que no tienen ni idea, por los que no han pasado y que además no les incumben. ¡Qué manía!
    A veces es mejor tomártelo a cachondeo, porque desgraciadamente los que sueltan estas joyas ni siquiera las procesan antes de darle a la lengua…
    Si te sirve de consuelo, piensa que siempre habrá una ama/aita adoptante a los que les largan también joyitas de éstas elevadas a la enésima potencia.
    ¡Hay que contestar, siempre!
    Muxu bat

    Responder
    • A veces la ignorancia es muy osada, y también creo que los nervios pueden hacer decir cosas sin pensar. Sé que son sin malicia y desde la inconsciencia. Pero ahí tenemos que estar nosotros para hablar claro y alto. Y si no se puede en el momento, porque no siempre tenemos una reacción ágil, se puede decir después.
      Muchas gracias por el apoyo.
      Muxu haundi bat zuretzat ere!

      Responder
  • Amaia, esan ditzakedan hitzek ezingo dute zuk barrun sentitzen duzun mina arinduko. Nik ez dakit zer den hori, nik ezin diat esan zer sentitzen dezun, eta inork zu bestela ezin dezake hori jakin.
    Badaukat lagun bat…agian bere hitzak irakurtzeak lagunduko dizu. Zuk bezala hori pasa izan zuen…ingelesez dago, baina zuk bezala horretaz hitz egin zuen…
    http://www.fuoriborgo.com/fuoriborgo/pregnancy-loss/
    Aurrera jarraitzea besterik ez dago…baina zuk bakarrik jarri dezakezu abiada.
    Muxu haundi bat

    Responder
    • Qué bonito lo ha hecho, qué bien lo explica, qué tesoro. Me ha encantado, te agradezco mucho que me hayas enseñado esta pequeña joya. Estoy totalmente de acuerdo con ella, no es algo que debamos superar, es algo que es parte de nosotras y lo será siempre. Así lo veo yo, y también entiendo a quien no lo sienta así.
      Muchísimas gracias. Muxu erraldoi bat.

      Responder
  • Llevas toda la razón del mundo. Yo no he tenido un aborto pero tiene que ser horrible estés de lo que estés. Yo creo que en estos casos lo mejor es decir: lo siento mucho y punto. Pero es verdad que todos lo hacen con su mejor intención, intentando que la experiencia sea lo menos dura posible, ¿no?
    Bss

    Responder
    • Sí, sé que es así. Sé que lo hacen con la mejor intención, y de hecho, no guardo rencor alguno, porque sé que son frases desafortunadas. Pero no me siento bien conmigo misma si no hago nada al respecto. Creo que son frases comúnmente aceptadas y las personas no tienen ninguna culpa de decirlas, porque no saben el efecto que pueden crear. Por eso creo que debía aclarar algunas cosas, porque si nosotras no hablamos, el resto no puede saberlo y por supuesto, no son culpables de nada.

      Responder
  • Lo siento muchísimo!
    Creo que todos tendemos a intentar quitarle importancia al dolor del otro con la buena intención de animarlo y conseguimos todo lo contrario. Yo reconozco que lo he hecho inconscientemente. Y es lo último que quieres oir… no exactamente igual pero conozco tu experiencia de cerca….

    Responder
    • Es cierto, todos lo hemos hecho en algún momento, yo también. Hacemos lo que buenamente podemos, pero de todo se aprende. Poco a poco, desmitificando las cosas, hablando de ellas.

      Responder
  • Hola! Me ha gustado mucho el post y la valentía que has mostrado al escribirlo. Mi primer embarazo (tengo 3 hijos de 12, 9 y 7 años) también terminó en aborto y entiendo y suscribo lo que dices. Es verdad que la gente hace ese tipo de comentarios sin mala intención pero el dolor está ahí y muchas personas demuestran a veces bastante poca empatía en sus comentarios.

    Te envío un enlace a un libro que acabo de encontrar por casualidad (igual lo conoces) y que parece que puede estar bien. http://adondevannuestroshijos.blogspot.com.es/p/el-libro.html

    Besarkada bat.

    Marian (Javiren lehengusina)

    Responder
    • Mila mila esker Marian! Mil gracias por escribir y dejar tu experiencia también.
      A mi me gusta explicarlo como si nos hubieran quitado la capa superficial de la piel y en esos momentos nos encontramos en carne viva. Una gota de agua cuando tienes piel resbala, y no pasa nada. Pero cuando te han quitado la piel, esa gota es insoportable, dolorosa como nunca hubieras imaginado.
      Muchas gracias por la referencia, lo leeré seguro. A ver si nos vemos pronto, y así lo comentamos en directo. Muxuk!

      Responder
  • Gracias por compartir tu duelo Sole,

    es el camino, sentir el dolor que nos deja una pérdida de una persona o personita que es y sera parte de toda nuestra vida, es lo que nos ayuda. Has dado un gran paso compartiendo algo tan íntimo, siempre ayuda llorar en compañía.
    Quizás te sientas identificada en la conferencia que se importió ayer por Alba Payás en el Koldo Mitxelena, la puedes ver en streming. Espero te ayude, a mi me ayudo mucho.

    Arantxa

    Responder
    • Muchas gracias por la recomendación Arantxa. Efectivamente, el contarlo es un gran paso, porque es síntoma de que todo va bien, todo va por el camino que debe ir. A veces incomoda, porque no estamos acostumbrados a vivir el duelo, pero lo veo necesario y sanador. Muchas gracias de nuevo, un beso.

      Responder

Escribir un comentario